Menu

ACB | Domingo, 20 Septiembre 2020 20:47

Vildoza sentencia en el último segundo el estreno liguero

Los taronja no ofrecieron la imagen dada en la pretemporada Los taronja no ofrecieron la imagen dada en la pretemporada Foto: Valencia Basket

Pese a que el Valencia Basket perdiera en el último segundo por 76-73, el partido se echó a perder en los primeros minutos. En el pabellón históricamente más difícil para los taronja -6 victorias en 37 visitas-, éstos acumularon la pasmosa cantidad de 28 pérdidas, estadística que refleja brevemente el partido visitante. Valencia echó de menos las aportaciones de la mejor versión de Mike Tobey y la amenaza exterior del lesionado Marinkovic. Es por ello que Baskonia -aunque con menos acierto- lanzó hasta 13 veces más a canasta.

Jaume Ponsarnau no innovó en su planteamiento para su estreno esta temporada en la Liga Endesa: Van Rossom, Sastre, San Emeterio, Labeyrie y Dubljevic abrían el partido. Un quinteto que ya ha jugado muchos minutos juntos y que conoce la competición. Pese a ello, el TD Systems Baskonia se presentó al partido con mucha más fuerza en las dos partes del campo. Giedraitis, con un triple tras una sensacional finta que hizo pasar de largo a Sastre, sentenciaba el cuarto para poner un trecho de nueve puntos entre los locales y los taronja. El Valencia no conseguía generar ventajas para finalizar en la pintura ante un gran equipo físico. Producto de ello fue que los taronja no supieran -tampoco se les permitió- leer las ventajas, como las ocasionadas en situaciones de cambios en bloqueos. 25-16 al primer cuarto.

Valencia Basket seguía dormido al comienzo del segundo cuarto. Los baskonistas, con varias marchas más, se anotaron un parcial de 9-0 al comienzo del periodo. La agonizante defensa de los locales, como ya avecinaba con acierto el técnico del Valencia en la previa, mermaba la circulación y fluidez ofensiva visitante. El MVP de la fase final de la Liga pasada, Luca Vildoza, junto a Rokas Giedraitis comandaron el ataque azulgrana, yéndose a los 13 y 10 puntos respectivamente en la primera mitad. Mientras, las aportaciones ofensivas de Klemen Prepelic, ya recuperado de sus molestias en la cadera, dieron un soplo de aire fresco en una dinámica taronja espesa, desacertada y con pocas ideas.

No hacía falta hacer más que mirar el banquillo baskonista. Dusko Ivanovic fue un chorro de intensidad y exigencia para sus jugadores. Incluso en las jugadas en las que realizaban buenas acciones, el montenegrino les pedía más. Dos triples consecutivos, de Labeyrie y Prepelic -determinante en ataque junto a la anotación Dubljevic- le dieron vida a los de Ponsarnau para irse a los vestuarios. Hasta 11 pérdidas en dos cuartos para el Valencia -en todo el partido del torneo WE’RE BACK ante el ASVEL sumó la misma cantidad-, una de las claves estadísticas para comprender el nivel de energía de un cuadro y otro.

Parecía que Valencia Basket estaba espabilando y ganando fuerza en la parte ofensiva, pero los errores en la falta de comunicación y de entendimiento provocaban pérdidas en campo propio, segundas opciones consecutivas para Baskonia y con todo ello, canastas fáciles para volver a alejarse en el marcador. El acierto en triples -lo mejor hasta ese momento- de los de Ponsarnau los mantuvo en la lucha por el partido hasta el final. También fue notable la aportación de Derrick Williams en el poste bajo. El americano se mostró muy superior a todos los ala-pívots azulgranas. Los taronja consiguieron acercarse a 3 puntos de los de Ivanovic. Esto no pasaba desde aquel parcial de 9-0 para el Baskonia al inicio del segundo cuarto. Este tercer tiempo sería el primero que conseguirían ganar los visitantes (14-20).

Pierriá Henry seguía aprovechándose de las faltas de concentración y seguridad a la hora de subir la pelota. Hasta 5 recuperaciones sumó el de Virginia al término del encuentro. Por otro lado, Guillem Vives no jugó durante toda la segunda parte hasta los últimos ocho segundos del encuentro. Ponsarnau apostó en la sala de mandos por Van Rossom y Hermannsson, que perdió 7 balones en solamente 13 minutos. Pese al aluvión de pérdidas continuas y ataques entorpecidos, a falta de 39 segundos Valencia Basket se colocaba a 2 puntos. Con 8” para acabar, una falta de Pierriá Henry le dio la oportunidad a Van Rossom de empatar el partido a 74. A la postre, Vildoza sentenció el choque con un triple desde la esquina, con una brillante asistencia de Henry tras su  crossover y penetración.

Comentarios

volver arriba