Menu

Europa | Miércoles, 20 Febrero 2008 02:02

El Pamesa, náufrago de su propia calidad

La plantilla no parece responder en los días de partido pese a su calidad

La derrota de este martes en ULEB ante el Panionios deja muy tocado a Pamesa Valencia. El vestuario parece no responder a nada de lo que Fotis Katsikaris plantea. La confección de la plantilla empieza a despertar dudas y todo hace indicar que, salvo milagro, no se remontarán los 11 puntos de diferencia en el partido de vuelta el próximo miércoles.

  • ¿Qué hay de nuevo Fotis?, por Chimo Marco

Aitor Pilán | Nostresport.com

¿Qué hay de nuevo, Fotis?, por CHIMO MARCO, El Sexto Hombre

El ecuador de la temporada sirvió para que el mundo entero viera, desde Vitoria, la peor imagen de un Pamesa Valencia deshecho, herido y humillado. Tras la derrota, en teoría, tocaba reflexión y reacción. El rival del pasado domingo daba para eso y para salir de La Fonteta con varias mochilas llenas: la de la ilusión por volver a las victorias, la del buen juego y la de volver a sentir que en casa, a los de Katsikaris, no les tose nadie.

Sin embargo, ante un Real Madrid espectacular, el equipo azulejero dejó de nuevo sus vergüenzas al aire una vez más y demostró que la plantilla adolece de 'testiculina'. El propio Katsikaris lo decía días antes de la Copa del Rey, "prefiero hombres con carácter y ganas que hombres con mucho talento". Los jugadores taronjas, algunos de calidad contrastada, están faltos de convencimiento. Lo que hace unos meses era ambición y altas cotas ahora parece que está destinado al fracaso.

Es cierto que algunos medios de comunicación se han dedicado a mentir abiertamente sobre enfrentamientos entre Katsikaris y Manuel Llorente, así como que algunos jugadores han desafiado al griego en el vestuario. Nada más lejos de la realidad. El recientemente estrenado vestuario de La Fonteta es un vestuario modélico. Pese a los resultados, no muy buenos en las últimas fechas, los jugadores siguen llevándose bien y los posibles gritos de Katsikaris dentro de esas cuatro paredes antes o después de los partidos no dejan de ser entendidos como idioma de vestuario.

Lo realmente curioso es que durante la semana los entrenamientos tienen un nivel francamente bueno y hasta hay piques entre jugadores por ver quién lo hace mejor, o quién coge más rebotes, pero al llegar el día del partido los jugadores no encuentran motivos para jugar a su nivel y, como éstos no responden, Katsikaris no es capaz de inventar nada que los haga reaccionar.

Remontar es posible. El cuadro valenciano se midió al Elan Chalon en la ronda de 1/8 de final. El encuentro de ida, disputado en la localidad francesa, acabó con un marcador adverso a Pamesa Valencia (83-75), que apeló al espíritu de La Fonteta para lograr la remontada en el partido de vuelta por un amplio margen, ya que venció por 71-36. También es cierto que se cayó contra la Virtus Bologna y contra el propio Chalon en temporadas diferentes por no lograr la remontada, eso sí, la vuelta era en casa del rival.

Comentarios

volver arriba