Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 582

Martes, 02 Junio 2015 00:00

Pau Ribas y a “semis”

Lunes 1 de Junio, día histórico para el Valencia Basket que se mete en “semis” por segundo año consecutivo. Después de dejar escapar una oportunidad de oro en la Fonteta los chicos de Carles Duran han descorchado la botella de champán tras imponerse al Dominion Bilbao Basket, a domicilio, en un partido al que no le faltó de nada (70-71).

A falta de un minuto y 1 abajo en el marcador el balón llegó a manos de Pau Ribas (67-66). Era su gran noche y no se lo pensó, desde los 8 metros el catalán volvió a demostrar porqué es el mejor alero de la Liga. Con una ejecución de tiro perfecta el cuero atravesó el aro y el ánimo de los 8000 aficionados bilbaínos presentes. Un triple con el que desafió a todo el Bilbao Basket, algo que no iba a permitir su capitán. No en su pista. Tras un poderoso rebote Álex Mumbrú puso a los suyos de nuevo por delante en una jugada que le valió el 2+1 (70-69). Ahora, con la eliminatoria el aire no era tiempo de pizarras ni jugadas mágicas, Duran lo tenía claro, 5 abiertos y pelota a Ribas; un bote, dos botes y para dentro, fácil e infalible. El '5' “taronja” provocó la falta y desde la línea de tiros libres condujo a su equipo a la victoria (70-71). Sin duda, un uno contra uno que bien vale el pase a semifinales.

Tras una temporada muy irregular los “taronja” se dignificaron en uno de los mejores partidos del año, con una primera parte en la que desplegaron un juego que prácticamente rozó la perfección y una segunda en la que se impuso el carácter y el orgullo.

 

Era ahora o nunca y Carles lo sabía

El técnico catalán puso toda la carne en el asador, no se guardó nada y saltó al parquet de Miribilla con un quinteto de gala, un quinteto ofensivo que no le falló. Con un triple Sam Van Rossom (14) inauguró el marcador del último partido de la eliminatoria. Una gran noticia, el belga había vuelto. A partir de ahí, con paciencia elaboraron los primeros ataques encontrando siempre la mejor opción, y es que ya no valía ir a remolque, había que sumar desde el inicio (2-7). Lishchuk se despojó de fantasmas pasados sumando con cada balón que tocaba (7-11), pero si las defensas del Valencia Basket estaban siendo de libro mejores eran sus ataques con un Pau Ribas que agujeraba la defensa bilbaína en un alarde de clase y genialidad. Antes de que la sangría fuera mayor Sito detuvo el encuentro para exigir a los suyos más dureza en el juego pero la respuesta de los valencianos fue contundente; dos nuevas recuperaciones defensivas (12-19). Sin embargo, un exceso de ganas llevó a Lucic a tomar decisiones precipitadas que permitieron al Bilbao Basket recortar distancia antes de finalizar el cuarto (16-21).

La fiesta “taronja” se prolongó al arranque del segundo período con un triple del capitán, pero jugando en casa los bilbaínos no iban a ceder ni un milímetro y de manos de Colom y Williams poco tardaron en pisarle de nuevo los talones a los valencianos (22-25). Un triple de Harangody y otro de Van Rossom daban respiro a los de Carles (24-34) pero tensaba a los “hombres de negro” que no se encontraban cómodos con su juego en estático y optaban por transiciones rápidas (33-36). Los “taronja” jugaban a desquiciar a los bilbaínos, cuando más cerca éstos creían estar más rápido volvían abrir brecha en el marcador gracias a un Pau Ribas que se divertía jugando al ratón y el gato con sus defensores y un Aguilar enchufado (33-45).

 

El Valencia Basket había vuelto a hacerlo, habían dominado al Bilbao Basket en la primera parte, ahora había que demostrar que los dos partidos anteriores habían servido para no cometer los mismos errores tras el descanso. Pero no fue así. El paso por vestuarios mermó el rendimiento de los “taronja” lo que aprovecharon los locales para endosarles un 5-0 de partida y animar a los presentes. Con Miribilla puesto en pie, Van Rossom se crecía y lograba poner tierra de por medio (40-47). Pero el intercambio de golpes no beneficiaba a los valencianos (51-53), por lo que Duran apostó por poner envergadura en la pintura con Bojan y Loncar. Jugada redonda. Con Dubljevic martilleando la defensa bilbaína el acierto “taronja” parecía estar asegurado (53-57).

Lucic hizo su aparición estelar reventando el aro rival, mientras Bojan seguía haciendo su particular partido, ahora también desde el 6,75 (55-62). El montenegrino estaba inconmensurable, enchufado en ataque se creció en defensa dominando la lucha bajo los aros que tantos problemas les había causado en el tercer cuarto. Pero llegó el momento de Raúl López, el base de Vich supo leer los cambios defensivos del Valencia tras el bloqueo directo abusando así del grande de Loncar (61-62). A falta de 4 minutos un triple de Marko Todorovic ponía la máxima igualdad en el marcador, lo que resolvió el Valencia Basket con el balón en manos de Sam y Pau (70-71).

 

 

70 - Dominion Bilbao Basket (16+17+20+17): Colom (8), Bertans (11), Mumbrú (16), Hervelle y Marko Todorovic (10) -cinco titular-; Raúl López (8), Dejan Todorovic (3), Williams (14), Andusic y Wragge.

71 - Valencia Basket (21+24+12+14): Van Rossom (14), Ribas (11), Sato (2), Aguilar (7) y Lishchuk (4) -cinco inicial-; Vives, Rafa Martínez (3), Lucic (2), Harangody (7), Dubljevic (13) y Loncar (8).

Árbitros: Martín Bertrán, Jiménez y Cortes. Eliminado Van Rossom (m.40).

Incidencias:
tercer y definitivo partido de cuartos de final de las eliminatorias por el título de la Liga Endesa, disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante 8.217 espectadores, según la estadística oficial del partido

Vídeo

https://www.youtube.com/watch?t=79&v=gM_tn17Hxys

Comentarios

volver arriba