Menu

Viernes, 11 Octubre 2019 00:20

Valencia Basket visita la dura cancha de Olympiakos

Foto: Miguel Ángel Polo Foto: Miguel Ángel Polo

Valencia Basket visitará el viernes por quinta vez la pista del Olympiacos Piraeus para un partido de la Turkish Airlines Euroleague a las 20.30 horas.

El equipo rojiblanco es el único rival con el que el cuadro taronja se ha encontrado en todas sus participaciones en la máxima competición continental, por lo que la visita al Pireo se ha convertido en el único ritual que se va a repetir en las cinco presencias del Valencia Basket en la Euroliga. Una tradición que empezó con victoria.  

Jaume Ponsarnau analiza el partido

El entrenador de Valencia Basket señalaba en la previa que “Olympiacos es un equipo tenso porque viene de una derrota también dura en la pista del ASVEL y querrán dar una respuesta. Tenemos que estar preparados, porque nosotros también queremos dar una buena respuesta. Son un equipo con mucho talento individual pero con un proceso de cohesión en el que todavía les falta tanto a nivel ofensivo como defensivo. Tienen dos jugadores que han sido protagonistas absolutos en Final Fours para ganarlas como Spanoulis y Printezis, uno de los centers más dominantes de Euroliga como Milutinov y tienen todo ese juego de pequeños con Punter, Brandon Paul, Cherry… que son jugadores muy difíciles de defender y que te exigen muchísimo. Vamos a intentar estar bien colectivamente con todo esto, adaptarnos a sus dibujos y darle respuesta”.

 Labeyrie causa baja para Atenas

En el entrenamiento de esta mañana había una ausencia, la del ala-pívot francés Louis Labeyrie, que arrastra unas molestias en el aductor largo de su pierna izquierda. El técnico taronja le descartaba para el viernes, aunque Labeyrie viajará con el grupo que irá directamente de Atenas a Barcelona tras el partido en el SEF, por si tiene posibilidades de entrar en la convocatoria del domingo ante el Barça. Con los otros 13 jugadores disponibles, el técnico taronja tendrá que realizar un segundo descarte en los minutos previos al inicio del partido en el Pabellón de la Paz y la Amistad.

Triunfo taronja en la primera visita al Pireo

Y es que Valencia Basket puede decir que ha ganado al Olympiacos como visitante en un partido de la Turkish Airlines Euroleague, aunque nunca ha ganado en el Estadio de la Paz y la Amistad. Las mejoras del SEF de cara a los Juegos Olímpicos de Atenas hicieron que la primera visita del equipo taronja al Olympiacos se jugara en un recinto bastante más pequeño, el Korydallos Sports Hall, situado en la municipalidad de la región del Pireo del mismo nombre. Ante unos 2.500 espectadores, Valencia Basket se llevó la victoria de la pista del Olympiacos por un marcador final de 69-77. Dimos Dikoudis con 16 puntos y Rigaudeau y Popovic con 14 cada uno fueron los mejores del equipo taronja para dejar sin efecto los 19 tantos convertidos por el argentino Rubén Wolkowysky.

El SEF se resiste

Ese triunfo obtenido en Korydallos fue la primera y última vez en la que Valencia Basket le ha ganado al Olympiacos. Desde ese encuentro de noviembre de 2003 han venido siete victorias griegas consecutivas, cuatro en la Fonteta y tres en un Estadio de la Paz y la Amistad que resiste a las embestidas taronja. El equipo rojiblanco se impuso al cuadro taronja por 77-62 en partido correspondiente al Top16 de la Euroliga 2010-11, en un encuentro en el que los 16 puntos y 8 rebotes de Claver no fueron suficientes para sobreponerse a los 17 puntos de Nesterovic y los 14 de Spanoulis.

En la fase de grupos de la Euroliga 2014-15 la victoria también se quedó en el Pireo en un partido ajustado que cayó del lado griego por un marcador de 77-76. El equipo taronja tuvo tiro para ganar tras los tiros libres de Spanoulis, pero el lanzamiento final de Nedovic no entró y dejó sin premio a un equipo en el que Dubljevic, Lucic y Ribas consiguieron 16 puntos cada uno. El último precedente en el SEF fue ya con el formato de Liga Regular, en la temporada 2017-18, y acabó con victoria rojiblanca por 80-70. Los 19 puntos de San Emeterio y los 13 de Erick Green no pesaron más que los 25 puntos y 9 asistencias de Vassilis Spanoulis.

Una temporada atípica buscando nuevo entrenador

Esta temporada 2019-20 es de lo más atípica para el Olympiacos. Tras su descenso administrativo, el Olympiacos no está disputando la primera división griega. Para disputar las competiciones nacionales griegas, tanto la segunda división como la Copa, el equipo rojiblanco ha creado un filial en el que entre otros se desarrollan jóvenes talentos como el serbio Aleksej Pokusevski. La primera plantilla del Olympiacos compite exclusivamente en la Turkish Airlines Euroleague, por lo que su encuentro de la semana pasada en Francia fue su primer partido oficial de la temporada.

Esa derrota por 82-63 en el Astroballe fue el último partido de David Blatt al frente del banquillo de Olympiacos. El pasado domingo 6 de octubre, la entidad rojiblanca anunció la rescisión de mutuo acuerdo con el entrenador norteamericano. Cabe recordar que en el mes de agosto, Blatt tomó la decisión de hacer público que le habían diagnosticado esclerosis múltiples progresiva primaria, pese a lo que decidió mantenerse en el cargo y preparar al equipo durante  una larga pretemporada de ocho encuentros amistosos. Ahora la duda es si Olympiacos ya tendrá nuevo entrenador en el partido del viernes. De momento, el que era asistente de Blatt, Kestutis Kemzura, se va a hacer cargo del equipo de manera interina.

El rival: Olympiacos Piraeus

El hecho de disputar solo una competición puede haber llevado al equipo rojiblanco a hacer una plantilla más corta que en otras temporadas, pero desde luego no menos potente. Manteniendo un importante bloque de jugadores nacionales con un Vassilis Spanoulis que avanza pasito a pasito hacia el trono de convertirse en el máximo anotador de la historia de la competición, Printezis o Papanikolaou pese a la absoluta libertad de nacionalidades que permite la competición. Apostando por mantener el talento de jugadores europeos con experiencia en la competición como Milutinov o Vezenkov. Y completándolo con las llegadas de Koniaris (que llega del PAOK) o el lituano Kuzminskas (el año pasado en Milán). De los seis americanos que tiene en plantilla, el base Will Cherry, que llegó al Pireo al final de la temporada pasada, es el único que se mantiene. Ha llegado el dos veces campeón de la Basketball Champions League y MVP de la última Final Four de la competición de FIBA Kevin Punter (antes en la Virtus Bologna), los exteriores Wade Baldwin (G-League) y Brandon Paul (que el pasado curso jugó en China) y dos jugadores interiores como Augustine Rubit (Bamberg) y el rookie en Europa Ethan Happ (que acaba de terminar su periplo universitario en Wisconsin).

FUENTE: VALENCIA BASKET

 

Comentarios

volver arriba