Menu

Lunes, 30 Abril 2018 00:00

Valencia Basket asciende la máxima categoría del baloncesto femenino español

Valencia Basket asciende la máxima categoría del baloncesto femenino español

El Valencia Basket asciende a la primera categoría del basket femenino español tras un durísimo encuentro resuelto en los últimos minutos ante un gran Celta de Vigo (51-54). Además, este encuentro ha sido el de mayor asistencia en toda la historia del baloncesto femenino en España (6.200 espectadores).

El Valencia Basket ya es nuevo equipo de la Liga Día, la máxima categoría del baloncesto femenino español, consiguiendo el ascenso en un vibrante partido en el que fueron las taronjas las que llevaron en todo momento el ritmo del choque, pero que no se definió hasta el minuto final, en el que la entereza defensiva valenciana puso el broche de oro a una espectacular Fase de Ascenso, para muchos la mejor de las celebradas hasta la fecha.

Comenzó el encuentro con muchas imprecisiones en ambos bandos, aunque rápidamente fueron las de Rubén Burgos las que comenzaron a llevar la iniciativa, tanto en el juego como en el marcador, guiadas por la base Aleksic, que martilleaba el aro vigués en los primeros minutos de juego, dando pronto a las suyas las primeras ventajas (6-16, min5) haciendo enloquecer La Fonteta. La entrenadora celtiña, C. Cantero, trató de frenar la sangría rival con un tiempo muerto, y la técnica a utilizar era igualar las armas de su rival, fuerte defensa y velocidad en el movimiento del balón. Y, sorpresivamente, la argucia le salió bien, pues las de R. Burgos no supieron reaccionar, viendo así a las hoy locales reducir la diferencia en un par de minutos. Un pequeño arreón de las valencianas – encorajinadas por su público – logró establecer al final del primer cuarto la diferencia en +9 para un Valencia que comenzaba a darse cuenta que si quería llevarse la victoria debería trabajar muy duro durante todo el encuentro.

Así, el segundo cuarto se inició con las no-titulares en pista por parte valenciana, unas jugadoras que respondieron a la llamada de su técnico con una gran defensa y buen porcentaje anotador, llevando la diferencia hasta los +15 al poco de iniciarse el juego. Tanto Burgos como Cantero fueron rotando sus banquillos en busca de desgastar a su rival, y el mayor beneficiado fue el cuadro vigués, que logró reducir la diferencia en el electrónico hasta volver a los +9 favorables al Valencia Basket que marcaba el inicio del cuarto, aunque ahora con 10 minutos más jugados.

Tras el paso por vestuarios, las taronjas parecieron acusar más la presión que su rival, que desde la defensa – provocando pérdidas valencianas – y guiadas por la pívot malí Keita en ataque fueron poco a poco reduciendo la distancia con sus rivales, que, pese a las rotaciones, demostraban comenzarse a sentir muy incómodas sobre el parqué valenciano. La diferencia, como decíamos, se fue reduciendo hasta los +2 para Valencia en el minuto 28 (41-43); pero un último esfuerzo anotador de Garí y Tirera logró establecer un +6 para cerrar el tercer período.

El último y definitivo cuarto siguió lo visto en los minutos anteriores, aunque con los dos equipos teniendo más errores que aciertos. Es más, incluso se igualó el marcador a 51 a falta de tan solo 3 minutos para acabar el tiempo reglamentario, dejando todo por decidir para los instantes finales.

Y fue ahí donde salió a relucir la mayor profundidad de banquillo valenciana, pues sus jugadoras más importantes se mostraron mucho menos cansadas que las celtiñas, que acusaron el esfuerzo de toda la Fase en estos minutos, fallando incluso bandejas en 1x0. El técnico valenciano se permitió incluso el lujo de no contar con Irene Garí en estos minutos decisivos.

Y es que tras varios ataques sin lograr anotar por las dos escuadras, en el último minuto el trabajo defensivo de las de R. Burgos dio sus frutos, cerrando el partido un tiro libre de Pocek tras una buena recuperación defensiva de la montenegrina. Valencia vuelve a tener equipo en la élite femenina. Sin duda, con toda justicia y merecimiento.

 

FOTOGRAFÍA: Miguel Ángel Polo / Valencia Basket


 

Comentarios

volver arriba