Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 576
Balonmano | Miércoles, 11 Septiembre 2013 02:00

Natalia Morskova, leyenda viva del balonmano

La jugadora disfrutó la mejor etapa de El Osito L'Eliana en la decada de los 90 y jugó con la Selección Española

Natalia Morskova Natalia Morskova

A sus 47 años, Natalia Morskova puede presumir de atesorar un palmarés envidiable. La jugadora rusa lideró la etapa dorada de El Osito L'Eliana, equipo que en poco más de una década ganó la Copa de Europa de Clubes, una Supercopa, una Recopa de Europa, diez Ligas y nueve Copas de la Reina entre otros títulos. Las lesiones apartaron a la hispanorusa, pero el pasado año regresó al balonmano profesional para dirigir desde el banquillo al Valencia Aicequip, único club valenciano en División de Honor.

 

Pocas historias como la de Natalia Morskova pueden reflejar el profundo amor de una persona por el deporte. La jugadora rusa, inactiva desde hace varios años, dejó una huella gigantesca en el balonmano, con recitales individuales y una colección de títulos espectacular.
Con 19 años ya deslumbraba en su país y Seul la disparó hacia el estrellato. En 1985 fue Campeona del Mundo Junior, un adelanto de los dos Campeonatos del Mundo Absoluto y las dos medallas de bronce Olímpicas que conseguiría posteriormente.

Natalia nunca tocó techo, el suyo era infinito. Por ello, con tan sólo 23 años logró uno de sus primeros reconocimientos a nivel profesional y de club, levantando la Recopa de Europa con el Rosteselmash de Rostv. Pese a su juventud, la jugadora abandonó la Liga Rusa con dos títulos ligueros en su haber.Morskova

Un equipo de ensueño

Pero en la trayectoria de Morskova no sólo destacaron los títulos. El sentimiento y el sobreesfuerzo que en muchas fases de su carrera le tocó demostrar también figuran en su exitosa historia. Natalia maduró en España. Allí disfrutó como nunca de su juego y se hartó de ganar trofeos. El Osito L'Eliana la convirtió en leyenda. El cuadro valenciano agrupó a las mejores en poco más de una década de existencia y arrasó con todo, destacando entre otros títulos la Copa de Europa y la Recopa.Morskova

Morskova nunca se conformó y cumplió el sueño de jugar con la Selección Española. Para ello, tuvo que esperar hasta 1998, año en que contrajo matrimonio con un ciudadano español, lo que le otorgaba la nacionalidad.

La rodilla fue el único obstáculo que se coló en su vida profesional. Las lesiones acortaron su experiencia con el combinado español y, como consecuencia, su memorable carrera.

Una vez retirada, con negocio propio e instructora en la escuela de balonmano de L'Eliana, el pasado año consiguió retomar sus sensaciones cuando el Valencia Aicequip le ofreció ser entrenadora. Morskova aceptó y dejó en décimo lugar al único representante de la Comunidad Valenciana en División de Honor Femenina. Una leyenda viva, ahora desde los banquillos.

Galería de imágenes

{gallery}http://www.flickr.com/photos/nostresport/sets/72157627837307556/{/gallery}

Comentarios

volver arriba