Menu

Mundial | Viernes, 16 Enero 2015 13:42

Los rivales de siempre, pero más fuertes

Francia, Dinamarca y Croacia siempre peligrosos

Un Mundial con los clásicos de siempre como grandes favoritos: España, Dinamarca, Francia y Croacia, en la que los Hispanos deben ir creciendo a lo largo del torneo y aspirar a las plazas de semifinalista.

La peculiaridad de todo lo que rodea al torneo no tiene que despistar a los campeones planetarios.

La irregularidad en el juego y los momentos de inestabilidad puntuales que pueda haber en la Selección tienen que dominarse.

La defensa 6-0, el pivote y los extremos, claves en el juego hispano. 

 

Participantes

 

Túnez: Equipo que ha mejorado con el paso de los años y ya lucha de tú a tú con cualquiera, aunque le falta un pequeño paso para instalarse a una altura superior, siempre es correoso.

Dinamarca: En los últimos años se ha instalado como uno de los dominadores mundiales, con gran presencia de sus estrellas en la Liga Alemana. Uno de los favoritos para llevarse el entorchado mundial, después de su actuación en el Campeonato del Mundo de España en 2013.

Francia: Después de su Generación de Oro sigue en la lucha, porque la longevidad de los jugadores de balonmano permite muy buena transición entre equipos. Los nuevos valores tendrán que aparecer, pero la vieja guardia es tremenda. Favoritos.

Rusia: Un poco venido a menos desde los 90, pero siempre puede sorprender en un partido. Les falta fuerza como equipo y una idea común.

Islandia: Duro rival de España tradicionalmente, con una defensa inexpugnable, muy rocosa. Muy rápidos en las contras. Durísimo en un cruce eliminatorio.

Argelia: Le falta evolucionar para este nivel, pero hay que ver sus evoluciones.

Eslovenia: Buenos jugadores individualmente, pero un tanto anárquicos. Peligrosos si el rival no está fino.

Croacia: Su Generación de Oro ha contado con alguno de los mejores jugadores de la historia de este deporte. Ivano Balic, por ejemplo. Jugadorazos en todas las líneas.

España: Vigente campeona del Mundo por segunda vez. Hay que ver cómo se entra en el torneo, pero normalmente los Hispanos son muy fiables. El cruce de cuartos es la clave siempre para este equipo.

Suecia: En los 90 fueron un referente con cracks que están en la Historia de este deporte: Olsson, Wislander...

Argentina: Muy rápidos. Cancheros, pero tienen que mejorar.

Alemania: Siempre son peligrosos, pero con más ‘parafernalia’ de estrellas y repercusión en el país germano que nivel real. El factor arbitral siempre está de su lado, pero no tienen tan grandes jugadores como parece. Peligrosos en un cruce por razones obvias.

Egipto: Una de las selecciones más mejoradas últimamente. Zaky fue su referente. Buen nivel.

Qatar: Selección peculiar, con muchos nacionalizados, empezando por Saric en la meta y dirigidos por el mítico Valero Rivera. Llegarán lejos porque además son los anfitriones. La gran esperanza de la organización.

Brasil: Selección muy rápida, pero algo anárquica.

Polonia: Muy duros en defensa y grandes lanzadores. Buenos porteros. 

República Checa: Buenos jugadores, pero falla el bloque.

Bielorrusia: Rutenka es el alma del equipo y acapara todo el juego y los lanzamientos.

Macedonia: Buenos jugadores, pero les falta poso como equipo.

Arabia: Mejoran, pero débiles en global.

Austria: Les falta compenetrarse más y mejorar el bloque, porque las individualidades no están mal y juegan en buenas ligas.

Chile: Mejorando y la competición les va bien para crecer.

Bosnia: Calidad balcánica, pero intermitente.

Irán: Les falta competitividad, pero tendrán entusiasmo.

 

Comentarios

volver arriba