Menu
Entrevistas | Jueves, 23 Agosto 2018 12:34

Tita LLorens, primera en unir a nado península y Baleares sin neopreno. “No importa si nadas 3 o 90... la cuestión es hacer lo que nos gusta”

Foto. Sisco Pons Foto. Sisco Pons

El pasado 26 de julio la nadadora menorquina Tita Llorens emprendió por tercer vez su reto de ser la primera persona en unir a nado sin neopreno la Península con las Baleares. Tras 36 horas en el mar, con salida desde el cabo Sant Antoni de Xàbia el jueves 26 de julio, Tita tocaba tierra más de 36 horas después en la ibicenca Cala Codolar a las 19.30 horas del viernes 27 de julio.

Había conseguido así una hazaña increíble, una aventura de más de 100 kilómetros de nado, acompañada de su equipo y que desde Nostresport.com fuimos siguiendo en tiempo real.  Hablamos con la nadadora menorquina tras la consecución de su reto para conocer más detalles de su aventura.

¿Cuál es tu relación con el mundo de natación y con el mundo de la natación en aguas abiertas?

Empecé (con la natación) ya mayor, con 29 o 30 años, empecé en una piscina municipal de natación de 25 metros que solo la utilizábamos en verano en Ciutadela (Menorca). Siempre me gustó estar en remojo, desde pequeñita. Cuando abrieron esta piscina quise probar y me apunté a las clases para mejorar la técnica, cuando empiezas tarde, hay muchos aspectos técnicos que desconoces. 

¿Cómo fue el paso de la piscina al mar?

No había hecho nada de competición y una vez me pidieron hacer la parte de nadar en un triatlón por equipos, eran 600 metros. No podía dormir porque era en el mar y 600 metros era mucha distancia. La pasé fatal y muy nerviosa,  pero cuando me tiré notaba que se me daba bien mientras nadaba y así empezó todo. ¿Por qué no inscribirse en una competición afuera? Me anoté en un torneo master de España de aguas abiertas, y también en piscina. 

¿En qué consiste lo que has hecho y por qué tiene tanto mérito?

Lo que he hecho es unir todas las islas baleares a nado, primero hice Menorca-Mallorca que es un canal de 36 km y me salieron 39 km. Siempre coges la zona más cercana, pero por cuestiones de mareas o factores climáticos siempre te salen más. Después hice Mallorca - Ibiza que es de 80 km y me salieron 84 km. He sido la primera persona que lo ha intentado. Cada travesía es diferente por más que sea el mismo mar y no sabes lo que te puedes encontrar. Después de haber hecho las islas me dije "ahora hay que ir a la península". Y ha sido una distancia de 90 km que al final han salido 101 km en 36 horas y 16 minutos. La idea mía era hacer menos, por supuesto. Cuando nadas de noche siempre bajas mucho el ritmo, también cuando buscas lograr un buen ritmo, nunca es óptimo en un 100%, el viento también influye, tuve viento en contra y eso dificulta mucho las cosas. También tienes que parar para visualizar, son paradas cortitas pero tienes que parar. Es muy difícil hacer un cálculo de tiempo. 

Has estado más de 30 horas en el agua… ¿Que preparación hay detrás de esto?

El año pasado estuve 37 horas y no llegué... me faltaron 20 km, hubiese tardado 15 horas más porque con la corriente marina que había no podía avanzar. En cuanto a la preparación, es de mucho entrene, yo entreno cansada porque hago un trabajo de ocho horas. Primero entreno por la mañana y luego por la tarde. Entreno para estar cansada. Soy muy obediente a lo que me marca el entrenador. Lo necesito. Al empezar tan tarde (con la natación) no tengo la velocidad que puede tener un nadador profesional. Tampoco es que vaya despacio, pero no puedo hacer cuatro km en una hora. Tengo que entrenar mucho.

Sin traje de neopreno, como se hace para estar tantas horas en el agua y conservar el calor.... 

Todos los entrenamientos y las travesías los hago sin neopreno, entreno todo el año con un día de descanso. Voy a la piscina y me voy al mar, también lo hago en enero y febrero. Una o do horitas para ir aclimatando. Se entrena en agua fría y si quieres hacer travesías así tienes que ir preparado, sino es muy difícil. 

¿Durante la travesía has tenido un encuentro con algún animal?

El año pasado tuvimos un encuentro con tres mantas que las encontramos a la salida de Ibiza. Este año nos hemos encontrado al llegar a Ibiza. El año en que no llegué fue la experiencia más bonita que he vivido en mi vida porque nadé con las mantas. Había una que nadó debajo de mi y otra más adelante que parecía que me marcaba el camino. Una experiencia increíble. 

Como manejas el tema de las medusas u otros animales que puedan hacerte daño. 

La gente me pregunta si tengo miedo a los tiburones por ejemplo, sería ingenua si pensara que no hay pero bueno, nos tienen más miedo ellos a nosotros. Siempre que haya un barquito con motor le digo que no se vaya muy lejos porque el ruido del motor los asusta. Una manera de quitarse los miedos. En la travesía de Ibiza-Mallorca, también tuve dos abandonos y ambos fueron por medusas... estaba nadando en una sopa de medusas. Tanto en el canal de Ibiza como en el canal de Mallorca hay como unas manchas de medusas que las tienen controladas y que viven en la profundidad. Por la noche suben a comer plancton y se pasan toda la noche arriba y cuando amanece bajan. Las encontramos en el canal de Mallorca durante dos años seguidos. Era uno de mis miedos, a ver qué pasaría en la noche. Este año tuvimos suerte de que era luna llena y nadamos con bastante luz, eso hizo que las medusas no subieran del todo porque la luz les molesta. 

Has nadado en las islas baleares que hay muchos barcos... como se hace para evitarlos

Tengo un equipo que me acompaña que están en contacto con las embarcaciones. De esto yo no me entero casi nada, ellos después me van contando. El año pasado nos cruzamos con un carguero y yo no me movía del sitio y no avanzaba. Ellos pasaron un momento de miedo, incluso si pasaba muy cerca pensaron en tirarme una cuerda.  El barco nuestro se puede desplazar rápido pero un carguero enorme tiene limitada la maniobra. 

¿Qué se siente al pasar la noche nadando en medio del mar?

La noche romántica no es (risas), hay barcos que se lo pasan bien pero yo no. Yo se que hay algo que me puede hacer abandonar por la noche que son las medusas y si ellas me respetan pues lo tengo ganado. La primera vez que nadé de noche iba pensando: me pondré en el lugar de una persona invidente, ellos pasan todos los días en la oscuridad y yo solamente una noche. Atravesar un canal sin pasar la noche no se puede hacer. Hay que resignarse. 

¿Tienes miedo?

Es que yo me tiro y voy nadando y el día va acabando poco a poco y ya estoy metida en la noche. Yo sé que hay cosas que pueden dar miedo, por ejemplo un tiburón... pero ojos que no ven corazón que no siente. (Para esta travesía) estaba un poco insegura, entonces llamé a una amiga que es bióloga y me dijo: "Tú tranquila, Tita, que no eres su comida preferida. Si tienen que atacar, atacan por la noche".  Sé que ella quiso tranquilizarme pero no recordó que también nadaba de noche y le dije "No me digas eso que tengo que nadar toda la noche". (Risas) Me dejó un poco descolocada. 

¿En qué consiste tu equipo?

Necesito dos patrones porque es una travesía muy larga.  Tiene que venir un médico, por seguridad. Tres kayakistas que se van turnando. Por la noche siempre es mejor que haya dos. Luego hay dos o tres nadadores que se tiran de a ratitos a nadar conmigo. 

Es la tercera vez que intentas este reto... el año pasado no pudiste conseguir por un problema con las corrientes... ¿Qué te impidió lograrlo las otras veces? 

(El año pasado) Empezó a adelantarse el mal tiempo muy prontito, no paraba y no calmaba. Los kayaks tuvieron que subir al barco porque con las olas que había no podían estar en el agua. Hablábamos con capitanía y nos dijo que estábamos nadando con fuerza cinco y que aumentaría a fuerza seis.  Nadaba de noche, con olas grandes y sin kayak ni con visión completa. Decidimos no seguir por seguridad. A mí me gusta hacer locuras pero siempre con respeto hacia donde estas. Y al mar hay que tenerle mucho respeto. Nadé 17 horas y al rato avanzaba poco por el mal clima que había, estaba casi a la mitad pero decidimos que no porque era un riesgo muy grande que yo siguiera en el agua. 

Tras haber conseguido este reto, ¿ahora qué sigue? ¿Disfrutarás del mar de manera más tranquila?

Lo que quería hacer ya lo hice. Siempre antes de lograr una travesía grande, hacía una travesía como entreno. He realizado muchas travesías de 20 o 30 km. Ahora tengo muchas cosas para hacer pero ninguna prioridad. Si se me presenta un reto que se me da bien pues lo haré, sino haré cosas más pequeñitas. Si hago algo, será con apoyo. Tengo amigos que vienen a ayudarme y se pagan ellos mismos los billetes para venir. Estos son mi apoyo y patrocinio porque no tengo más. En las baleares ha tenido mucha repercusión pero a nivel nacional no ha habido tanta. No lo hago por el reconocimiento pero cómo voy a buscar sponsor si luego no sale en las noticias. Es una cadena... 

 

Para despedirse Tita nos deja una reflexión sobre la importancia de disfrutar lo que hacemos: “No importa si nadas tres km o 90 km... la cuestión es hacer lo que nos gusta”. 

 

 

Fotogalería de Sisco Pons y Marcelo Sastre.

 

Vídeo

Comentarios

volver arriba