Menu

Más Fútbol Sala | Martes, 09 Febrero 2021 22:20

Levante 8-1 Viña Albali Valdepeñas: a la Final Four por todo lo alto

Levante 8-1 Viña Albali Valdepeñas: a la Final Four por todo lo alto

El Levante FS barre al Viña Albali Valdepeñas por un contundente 8-1 gracias a una gloriosa primera parte y se clasifica para la final a cuatro de la Copa del Rey.

Al Levante le gusta la Copa y da lo mismo en qué modalidad sea. Tras un frenético y brillante partido, el Levante se ha clasificado por segunda vez en su historia para semifinales de la Copa del Rey -pero, primera Final Fourtras derrotar a un impotente Viña Albali Valdepeñas por 8 a 1. Lo que antes del encuentro se avecinaba como un duelo de tú a tú entre dos equipos que recuperaban importantes bazas en sus filas (Araça para los locales y Chino para los visitantes) derivó en un aluvión de fútbol y carácter por parte de los blaugrana, que no dieron opción alguna a sus rivales.

El partido comenzaba con una intensidad notable por parte del Levante, que venía de logar una heroica remontada en casa contra el Industrias Santa Coloma y veía en los cuartos la oportunidad de plasmar el buen juego en el resultado. Así pues, esta agresividad dio sus fruto y, un minuto después del pitido inicial, Pedro Toro aprovechaba un mal rechace del meta visitante para abrir el marcador. El gol no achantó a los de Diego Ríos y, tras una jugada de fantasía levantinista, Rafa Usín ponía tierra de por medio en el 6’.

El Valdepeñas parecía no despertar y el Levante dominaba el juego como quería, implantando un ritmo de juego lento y un control del balón constante. Tolrá, Esteban y Maxi implantaron una barraca provocando la decaída continua del ritmo de juego, pero con la misma intensidad que en el comienzo. Así pues, el tercer tanto local llegaría tras un robo en el área de Edu que no perdonaría Pedro Toro. Los minutos posteriores fueron un ‘querer y no poder’ del conjunto manchego. Un crecido Fede salvo en dos ocasiones a los suyos, mientras que Preá erró una clara ocasión que pudo reavivar a los suyos. El tiempo pasaba y la desesperación de David Ramos se plasmaba en el parqué con la salida del portero-jugador a dos minutos del final, acción que tuvo el efecto contrario al deseado. El bloque local seguía rechazando los ataques visitantes provocando que los contragolpes fueses vertiginosos y, en una de estas jugadas fugaces y con el quinto jugador en pista, Rubi hizo el 4-0 para sentenciar el partido.

La segunda mitad fue un festival de goles y ocasiones para ambos equipos, pero con el mismo equipo protagonista. En el 23’ Esteban remató desequilibrado con el torso para destrozar cualquier ápice de posible remontada que quedaba en el Valdepeñas; un minuto después Catela hacía el gol del honor, pero Rivillos en el 28’ volvía a castigar a sus rivales con gol desde su propia área discontinua. 6-1 y el Valdepeñas tiraba la toalla con la intermitente salida del portero-jugador hasta el final del partido. El reloj avanzaba y el vendaval ofensivo local parecía no menguar. Rivillos y Rafa Usín volvían a anotar en el festín blaugrana, pero con el octavo gol se menguó la intensidad.

Los últimos minutos fueron una contante posesión granota ante una digna actuación defensiva azulona. Todo le salía bien al Levante que llegó a parar dos anecdóticos dobles penaltis. Con el pitido final, el marcador reflejaba cómo es la brillante dinámica de juego de este gran Levante: creación, finalización y eficacia sobresaliente junto a un cerrojo defensivo óptimo. Si a todo ello le añades la pasión y el temple que inyectan estos muchachos a los partidos, la combinación es letal. 8-1 y a seguir aspirando a todo.

Comentarios

volver arriba