Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 787

Eurocopa 2016 | Viernes, 17 Junio 2016 00:00

Paliza y clasificación (3-0)

Por la segunda fecha del grupo D de la Eurocopa 2016, España venció por 3-0 a un débil Turquía y consiguió de esta forma la clasificación a los cuartos de final de dicha competencia, al igual que Italia y Francia. 

Fue algo sencillo, una tarea fácil, sin ningún tipo de obstáculos. España fue fiel a su estilo, le bastó y le sobró con eso. Los últimos 30 minutos estuvieron de más. La Roja aplastó a un desconocido y tibio Turquía, a quién dejó fuera de la competición. Los bicampeones del continente fueron leales a su método y a su personalidad. Toques, coordinación, precisión y elegancia para encontrar los huecos de la defensa turca. No dejaron jugar a su rival, quién tampoco quiso hacerlo.


Al minuto 10, España ya había insinuado dos veces, con la misma arma: Álvaro Morata. El delantero de la Juventus hizo lucir al portero Babacan luego de un tiro rasante al palo derecho a los 6´, y, a los 9´, el atacante anticipó un centro de Alba y golpeó al palo. Luego de ello, el equipo de Del Bosque no llegó con claridad hasta el minuto 34, cuando el mismísimo Morata conectó con la cabeza un centro perfecto de Nolito para abrir el marcador.


 

En los últimos 15 minutos del primer tiempo la Roja encontró los espacios y la frescura que necesitaba para desplegar su juego. Cambió de velocidad, fue más claro y se animó aún más. Allí encontró el tanto de Morata y, luego, el de Nolito. Tan solo tres minutos más tarde, España aprovechó su dominio incontestable y amplió el marcador: una gran jugada en el mediocampo entre Cesc y Silva finalizó en un mal rechace de Topal, la pelota le quedó en el aire a Nolito, quién conectó de volea al palo derecho de Babacan y decretó el 2-0 parcial.


Desde los 30 minutos del primer tiempo hasta finalizado el partido, todo fue igual: un monólogo español. Los campeones del mundo en el 2010 tuvieron siempre el balón, manejo claro y limpio, fiel a su manera humilló a un Turquía que nunca salió del vestuario a jugar el partido. Contó con un ilusionista y conductor como Iniesta, que hizo fáciles todas las situaciones del juego y se convirtió, junto al goleador Morata, en la figura destacada del encuentro.

El último tanto lo marcó nuevamente Morata. Le bastaron 2 minutos a España de la segunda parte para sentenciar la historia. Tras una gran jugada del mediocampo y un pase excelso de Iniesta para Alba, Morata empujó en el área chica el balón tras el pase del lateral del Barcelona y cerró el partido. España se convirtió de esta manera en el tercer clasificado de esta Eurocopa y en la única Selección que goleó y convirtió 3 tantos en un mismo partido de esta edición.

Comentarios

volver arriba