Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 624

Europa | Viernes, 24 Octubre 2014 00:00

El Villarreal encarrila la clasificación (4-1)

Ganó a los suizos

Una goleada más del Villarreal en Europa League, esta vez ante el Zurich en un plácido partido que solo se complicó durante unos minutos, deja el camino hacia los dieciseisavos mucho más llano.

El Villarreal debía controlar el partido desde el inicio y así lo hizo. Los hombres de Marcelino asimilan el sistema de rotaciones con una facilidad pasmosa y da igual quien salga al campo. Materializar es lo importante, y para eso tardaron solo cinco minutos. Balón robado en el centro del campo, Espinosa aplica magia con un pase entre la defensa al perfecto desmarque de Gerard. El portero quedó vencido en milésimas, pero el delantero catalán, goleador nato, despistó a todos regalando el esférico a Cani, que puso el primero. Fácil, sencillo, con el sello de este submarino amarillo.

Al Zurich le costaba un mundo atacar y, a pesar de que no perdía la cara al encuentro, solo consiguió disparar a puerta pasados los primeros veinte minutos. Juan Carlos atrapó en dos tiempos un disparo peligroso que le botó enfrente. 
 
El Villarreal, vertical, no desistía en la búsqueda del segundo. Organizaba Bruno junto con Jonathan dos Santos. Era una articulación perfecta que continuaba con Cani y Javi Espinosa. La defensa suiza cortaba los pases en el último instante, cuando un envío más era medio gol. 
 
Y resistió tanto el Zurich y se embarulló tanto el Villarreal, que le llegó la ocasión perfecta a los visitantes. Chikhaoui fintó como si fuese Ronaldinho en sus mejores tiempos y la defensa amarilla asistió pasiva. El truco de magia funcionó tan bien que hasta Mario en el segundo palo y lejos de la jugada se olvidó de su marca. Chikhaoui disparó mal, pero aquello se convirtió en asistencia cuando Schönbachler apareció en el segundo palo para remachar a gol. Empate, que quizá era hasta justo por la ineficacia amarilla tras su gol. No estaba todo hecho.
 
 
Dominio
 
 
Los amarillos se fueron descanso con sabor amargo, además, después de fallar Vietto un cabeceó dentro del área donde Da Costa detuvo bien, con reflejos.
 
Aún tuvo suerte el Villarreal consiguiendo otro tanto nada más comenzar la segunda mitad. El orden de los protagonistas del primero se invirtió (casi) por completo. Espinosa y Gerard se intercambiaron los roles. Fue el manchego el que recibió en la frontal para entregar a Luciano Vietto, que empujó a la red para seguir de dulce en competición europea.
 
Casi al instante, el Zurich cometió el gran error de provocar una falta en la media luna de su área. El gran capitán amarillo quiso dejar de sufrir y sentenció con un disparo simplemente genial. Libre directo de manual, parábola perfecta, escuadra. Nadie sabe cómo este jugador ha mejorado tanto para salvar a los suyos de cualquier situación. 
 
Da Costa frustró una jugada pluscuamperfecta del Villarreal, que ya se gustaba. Después de mil y un pases, Cani encontró de nuevo a Gerard Moreno. La grada estaba encantada igualmente pese al fallo.
 
El cuarto llegó de la mano de un enrabietado Giovani dos Santos, que se marchó de su marca y disparó desde con fuerza desde la parte derecha del área. El guardameta cubrió mal el poste y el balón se coló. No hubo más historia. Al menos, Gio se desquitó de unos cuantos partidos malos. Ni lo celebró, pero se le notó desahogado.
 
Al final, tres puntos más para un Villarreal que aprovechó bien sus dos partidos seguidos en casa contra los rivales más flojos del grupo. Con dos goleadas casi idénticas, los de Marcelino quedan casi clasificados para la siguiente fase.

 

Comentarios

volver arriba