Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 598

Europa | Jueves, 17 Marzo 2016 21:15

La mano de la UEFA (2-1)

El Valencia gana el partido y merece mucho más pero un nuevo error arbitral tras unas manos clamorosas, le deja fuera de cuartos. 

Primera parte de ensueño en Mestalla, el Valencia se desmelenó, se sacó los miedos de encima y, acompañado de una afición de diez, jugó a fútbol como no se recordaba. Los de Neville salieron en tromba en un inicio fulgurante y pese a que la alineación no era la esperada todos dieron su mejor nivel en estos primeros cuarenta y cinco minutos. Vezo fue un puñal por la derecha al igual que Gayà y Mina sigue con su idilio particular en la Europa League ya que suyo fue el primer gol que abrió la lata tras cazar el rechace a disparo de Negredo. El equipo se vino arriba aunque con cabeza, la posesión se la cedió a los leones pero cada contra era peligrosa. André Gomes pudo marcar el segundo de cabeza pero Negredo le quitó la miel de los labios desviando su cabezazo de forma involuntaria. Mucho mérito tendría marcarle a los vascos de cabeza y Santos se llevó ese privilegio con un soberbio remate de cabeza que se coló cerca de la escuadra de Herrerin. El Bilbao estaba en la lona y André Gomes pudo haber puesto la puntilla pero su remate salió lamiendo el poste. Los visitantes reaccionaron con dos ocasiones seguidas pero dos grandes intervenciones de Ryan, sobre todo la segunda, evitaron el gol de los bilbaínos. 

La segunda parte del Valencia no defirió mucho de la primera, el Valencia esperaba atrás y cada contra era dinamita. El Athletic no creaba mucho peligro pero si merodeaba el campo valencianista, las mejores ocasiones eran ches y Gayà pudo haber marcado el tercero que cerrara el partido pero su remate se marchó arriba. El Valencia tenía controlado el partido y jugaba con el tiempo hasta que llegó la jugada polémica, Susaeta controló con la mano un balón al inicio de la jugada y el balón acabó en las botas de Aduriz que marcó el gol que ponía a los visitante por delante. Las manos fueron claras y ya van muchas ocasiones en las que el Valencia se ha visto perjudicado por decisiones y actuaciones arbitrales. El Valencia necesitaba un gol para pasar y lo intentó con más fe y corazón que cabeza y la tuvo precisamente en la cabeza de Alcàcer pero Herrerin le sacó el esférico con una gran parada. 

El Valencia de la manera más injusta es apeado de la Europa League tras un gran partido en el que mereció más goles por juego y ocasiones que su rival pero que un gol, fruto de un fallo arbitral, le privó de estar en la siguiente ronda de la Europa League. 

Comentarios

volver arriba