Menu

Fútbol | Jueves, 19 Octubre 2017 00:00

La preocupación de Anil Murthy

La preocupación de Anil Murthy

El club atraviesa un gran momento deportivo, pero el futuro económico del Valencia se atisba con mucha preocupación.

Con la llegada de Peter Lim se pensaba que los tiempos de austeridad y de poca liquidez económica había acabado. Sin embargo, cuatro años después la situación que se presenta para los próximos meses se puede tildar de preocupante. Dos años consecutivos de pérdidas, 31'1 millones de euros en la 2015/2016 y 27'1 en la 2016/2017 y las futuras contingencias con Porxinos, la multa de la Unión Europea y el devolución de la deuda a los bancos dejan al club contra las cuerdas y a expensas de lo que haga deportivamente este año.

Dispendios económicos por jugadores que no han dado el nivel esperado

¿Qué ha pasado en los últimos años para que se produzca este desequilibrio tan importante? Se trata de la combinación de diversos factores. Uno de ellos es el deportivo. La compra de futbolistas muy por encima del coste de su mercado ha sido un factor común en los dos años en los que Nuno y Jorge Mendes comandaron la dirección deportiva. Enzo Pérez aterriza en Valencia a cambio de 25 millones de euros ; Abdennour, 22 millones de euros; Álvaro Negredo, 28 millones de euros, Aderllan Santos, 9'5 millones de euros. Rodrigo Moreno, 30 millones de euros.

Estas cifras asustan a cualquiera, pero asustan más aún teniendo en cuenta cual ha sido el rendimiento económico de sus salidas. Todas ellas marcadas por las dos malas temporadas del equipo, y el deseo expreso de Marcelino García Toral en sus salidas. Enzo Pérez se marcha dos años y medio después a cambio de 2'5 millones, lo mismo que Negredo. 53 millones de euros y se venden por 5. Algo no cuadra. Aymen Abdennour se marcha cedido al Olympique de Lyon sin pagar nada a cambio, solo el sueldo. Santos corre el mismo destino que el tunecino, año y medio de cesión al Santos previo pago de 800.000 euros.

Rodrigo Moreno, uno de los pocos que se ha salvado, parece estar demostrando su valía con Marcelino. El hispano-brasileño lleva cinco jornadas consecutivas marcando y ha vuelto a una convocatoria con la absoluta con gol.

Con Mateu Alemany al frente, la plantilla de la 17/18 se ha aligerado en algo más de 15 millones de euros teniendo en cuenta las ventas, amortizaciones pendientes, jugadores cedidos y compras respecto a la temporada pasada. Una plantel más barato pero con más calidad.

Multa de la Unión Europea

Todo apunta a que el club blanquinegro le tocará pagar los 23'4 millones de euros por una multa que le impuso la Unión Europea el pasado mes de julio de 2016. La sanción impuesta por el organismo se debe por usar una entidad bancaria controlada por el poder político, para otorgar un crédito a la Fundación del Valencia CF bajo unas condiciones ventajosas bajo el paraguas en forma de aval del Instituto Valenciano de Finanzas.

Cuando Peter Lim en representación de Meriton Holdngs se hizo con la mayoria accionaral del Valencia aprovisionó 5 millones de euros para sufragar el coste de la multa. Sin embargo, la valoración de la Comisión Europea difiere bastante de la del Valencia. Para cubrirse las espaldas ante la inminente resolución la entidad de Mestalla reflejó en sus presupuestos de 2016/2017 otro aprovisionamiento de 21'3 millones de euros. Es decir, esta parte se podría pagar sin costes adicionales que repercutan de inmediato.

El PAI de Porxinos

Lejos queda una solución para este problema en los que hay varios frentes abiertos. Primeramente, la imposibilidad de levantar el PAI (Proyecto de Adecuación Urbanística) es un hecho. La Generalitat Valenciana ha tumbado las opciones planteadas por el Valencia CF para la edificación de la zona. Según el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Generalitat Valenciana, Julià Álvaro, el PAI elaborado por el club triplica la zona edificable permitida en el entorno natural del Parque Natural del Turia.

Ante la negativa del poder político, los compromisos adquiridos derivados de la compra de Porxinos tienen consecuencias en caso de no llevar adelante ese PAI. El primero es ante los bancos. Con Amadeo Salvo a la presidencia, el Valencia se comprometió a indemnizar a los bancos participantes con 20'8 millones de euros si el plan no se ejecutaba. Como esta variable se va a cumplir, Anil Murthy ya se ha guardado 7'7 millones de euros del presupuestode 2017/2018 para satisfacer los acuerdos con los bancos.

Ahora el Valencia CF le reclama al ayuntamiento de Riba-Roja la devolución de 25 millones de euros por anularse el plan de Porxinos. Para cubrirse las espaldas ante una contigencia judicial, el consistorio valenciano pidió un documento consultivo al Consejo Jurídico Consultivo de la Comunidad Valenciana para ver si debía pagar o no. El dictamen del consejo, emitido hace pocos días, da la razón al ayuntamiento de Riba-Roja. Buena noticia para ellos, mala para el Valencia. Cabe recordar que este consejo como su propio nombre indica es consultivo, no tiene jurisprudencia para actuar en favor de uno o de otro, pero esta resolución puede indicar por donde van los tiros.  De momento, el Valencia se queda sin ciudad deportiva nueva, no le devuelven el dinero "invertido" y afronta solo el pago a los bancos.

Pago de la deuda

En resumidas cuentas, hasta la temporada 16/17 el Valencia CF ha pagado intereses del préstamo que Bankia según el acuerdo alcanzado en la 2014/2015. Es decir, de pagar 2'3 millones hasta los 15'2 como dos. La única opción que le queda al presidente del Valencia es la de negociar con las entidades financieras para que les de más margen de tiempo para hacer frente a su deuda.

Solución, aumentar los ingresos de manera significativa.

No hay otra, los esfuerzos de cada uno de los departamentos del club se debe centrar en optimizar los ingresos y evitar gastos innecesarios. El Valencia CF tendrá que vender uno o dos jugadores por un valor superior o igual a los 50 millones de euros para aliviar las cuentas. La posible presencia del equipo en Champions League o en Europa League también ayudaría a solucionar la parte económica del club.

 

Comentarios

volver arriba