Menu

Fútbol | Martes, 27 Marzo 2018 00:00

España, con un vendaval de goles, ratifica su condición de candidata (6-1)

Isco y un hat-trick que lo ratifica como una de las figuras clave de Lopetegui. FOTO: REAL MADRID Isco y un hat-trick que lo ratifica como una de las figuras clave de Lopetegui. FOTO: REAL MADRID

Un vendaval de goles y una verdadera marea roja de fútbol exquisito y contundente. España ratificó que con su nivel, está entre los candidatos y llenó de dudas a una Argentina todavía en formación. Messi, Di MAría y Aguero, lo sufrieron desde fuera. 

Madrid | Sin Messi, ni Aguero, ni tampoco Di María, Argentina se presentaba en el flamante Wanda Metropolitano para probar varios nombres de cara a la plantilla que finalmente estará en Rusia.  

Enfrente, estaba una España con pocas dudas para Lopetegui, esta vez sin Silva ni Busquets, y con Diego Costa como ariete, entre las novedades. 

En cuanto a los nombres, y a pesar de no contar con tres de sus principales figuras, Argentina no distaba mucho de España. Pero claro, en el verde las cosas fueron muy distintas. La Roja, gozando de una idea clara de juego que proviene desde tiempos de Luis Aragonés, paseó su fútbol y contundencia en la capital española y acorde a un escenario digno del espectáculo como el Wanda Metropolitano. 

Argentina comenzó con una sociedad entre Tagliafico y Meza, que desbordó por la izquierda y asistió a Higuaín que falló de cara a portería, ante un De Gea algo dubitativo. A partir de allí, Argentina casi nunca llegaría para dar peligro al portero del Manchester United.  

No le llevó mucho tiempo empezar a ganar el pulso a la selección local, que comenzó a romper la equivalencia a los 12' con un pase de Iniesta a Diego Costa que, abrió el marcador a pesar de chocar ante Romero. Antes de que llegue el segundo gol de La Roja, Jordi Alba llegaría por la izquierda como una maquina y avisaría lo que habría de venir con un disparo por arriba del largero. Un minuto después, Isco, de una asistencia de marco Asensio, marcaría el segundo gol. 

El descuento de Otamendi, de cabeza, apenas serviría para maquillar una diferencia que iba creciendo minuto a minuto. Una diferencia que sería abismal después del descanso. Otra vez Isco le ponía la guinda al pastel gracias a un gran contrataque articulado por Iago Aspas por derecha. A los 73', el propio Aspas tendría su propio gol. Isco llegaría de contra para centrar a Thiago, en un gol muy similar al que que había convertido el jugador del Real Madrid hacía tan solo unos minutos. Aspas no pudo rematar la faena y fue Thiago quien selló el cuarto gol. 

Ya, a los 73, y con un pase de De Gea ante una Argentina que se tambaleaba y que no lograba levantar cabeza, selló el quinto gol para la marea roja en el Wanda. Quien puso el último gol fue el propio Isco, para llevarse el balón con su hat-trick. Un minuto después del gol de Iago Aspas, el delantero del Celta para que Isco ratifique su número fijo para el once inicial en junio. 

Una victoria que sin duda alimenta la ilusión, dejando de lado la contundencia en ofensiva. Argentina por otro lado, preocupa bastante a pesar de las ausencias. Todavía es un equipo en formación, como hace cuatro años. 

Comentarios

volver arriba