Menu
Fútbol | Miércoles, 27 Junio 2018 16:55

El peaje de 2ª División B

Foto: Villarreal CF Foto: Villarreal CF

El Villarreal tiene una de las mejores canteras nacionales, pero en no ascenso de su filial pone en aprieto la continuidad de algunas de sus perlas que se encuentran aún un escalón por debajo del primer equipo.

El filial groguet se quedó, una temporada más, a las puertas de ascender a la Segunda División, aquella que se perdió forzosamente hace unos años por el descenso del primer equipo. Desde entonces, el objetivo del minisubmarino sigue siendo recuperarla campaña tras campaña, pero más que por estar en la máxima categoría posible, es por el nivel de competición.

Cada temporada hay al menos un jugador del B que alterna con el primer equipo. Esta temporada el más asiduo ha sido Raba, pero también hemos visto a Chuca, Ramiro o Morlanes, por ejemplo. En la anterior fue Rodrigo, y la lista se alarga con nombres tan asentados como Trigueros, Mario Gaspar o el capitán Bruno Soriano.

Pero no todos tienen la capacidad de saltar de 2ª División B a Primera y ganarse el puesto, la mayoría necesitan un paso intermedio, ya sea por Segunda División o por un equipo más flojo de Primera, como ha sido el caso de Alfonso Pedraza esta temporada. El propio Pedraza ayudó a llegar al equipo al play-off la campaña pasada, pero al no conseguir el ascenso jugadores importantes como Aitor Cantalapiedra buscaron otros equipos en Segunda, en su caso, el filial del Sevilla.

Ahora se plantea esta situación para los nombres importantes del vestuario groguet. Si bien Raba tiene ya asegurada su plaza en la primera plantilla, otros jugadores importantes del B deben dar el salto de Segunda B hacia una competición superior, pero el primer equipo del Villarreal les queda aún un escalón más arriba. En esta situación se encuentran jugadores tan importantes para el equipo esta temporada como Morlanes, Ramiro, Mario González, Pau Torres, Juan Ibiza, Chuca o Leo Suárez.

Ahora es el momento de la directiva tomar la decisión sobre cada uno de ellos. Ofertas no van a faltar, especialmente por Chuca, Morlanes y Leo Suárez, los jugadores con más talento del filial. En algunos, como Raba, funcionó bien quedarse en el filial en Segunda B y dominar la categoría, pero otros, como Alfonso Pedraza, se les quedaba pequeña y necesitaron salir a Primera para encontrar rivales más a su nivel. El verano se puede quedar corto para decidir el futuro de tantos chavales con futuro.

Comentarios

volver arriba