Menu
Fútbol | Martes, 24 Julio 2018 19:57

Un Valencia espeso y sin alma

Un Valencia espeso y sin alma

Los de Marcelino empatan a cero contra el Lausanne en un partido de escasas ocasiones y poco juego

El Valencia fue incapaz de ganar al Lausanne, un equipo de la segunda división suiza. Los pronósticos eran de goleada pero los de Marcelino no pudieron pasar del empate a cero en un partido en el que el conjunto ché fue de más a menos. Kangin Lee fue el protagonista del primer tiempo. Por su debut y porque revolucionó el juego de ataque junto a Soler, también sobresaliente. Rodrigo tuvo tres oportunidades de gol consecutivas en el segundo tiempo pero se encontró con Castella, que hizo un gran papel bajo palos. 

Empezó el Valencia dominando. Más todavía que contra el Galatasaray. Wass, incrustado en la medular junto a Kondogbia, se hacía con el balón y empezaba a construir juego ayudado de un Soler siempre magnífico, escorado a la banda. Marcelino hizo debutar a Piccini, incluso de titular, con un solo entrenamiento en su historial valencianista. Confianza ciega en el italiano. A Vezo lo alineó junto a Murillo en el centro de la zaga. El portugués se encontró más cómodo, aunque sí que es cierto que no tuvo excesivo trabajo.

A los diez minutos de encuentro el conjunto suizo consiguió romper la primera línea de presión ché y llegó un par de veces a portería contraria, en la que esperaba un Cristian Rivero siempre bien preparado. El Valencia, pese a estar generando ocasiones, no acaba de encontrar la fórmula de jugar y poner en marcha la maquinaria. Marcelino decidió mover el banquillo muy pronto y en el minuto 23 hizo debutar a Kangin Lee con el primer equipo en sustitución de Jordi Escobar, que precisamente acababa de generar una ocasión de peligro. Faltaba el Rodrigo de turno. El enganche entre el medio y la delantera. Y eso lo empezó a aportar el surcoreano, que con tan solo 16 años mostró desde el principio la personalidad arrolladora que le ha llevado a su destino, Mestalla. El primer equipo.

Bajó mucho el ritmo en el último tramo del primer tiempo. Soler paso a un segundo plano tras la entrada de Kangin y el canterano fue el verdadero protagonista hasta el descanso. Tuvo hasta tres ocasiones para inaugurar el marcador chutando desde fuera del área y colándose como lombriz en el agua entre la defensa del conjunto suizo. Mientras tanto, Piccini subía la banda con descaro y valentía. Todo correcto. Se llegó al descanso con el marcador inicial.

Marcelino, como en el primer partido, alineó un equipo totalmente diferente al comienzo de la segunda parte: Neto; Montoya, Paulista, Diakhaby, Lato; Ferran Torres, Parejo, Racic, Medrán; Rodrigo y Zaza. El Valencia empezó dominando como en el primer tiempo pero le costaba llegar a portería contraria. De hecho, ya empezaba a ser preocupante que el conjunto de Marcelino no hubiera abierto el marcador disputada una hora de juego contra un equipo de la segunda división suiza. El equipo en general estaba espeso. Lato se movía por banda izquierda pero se encontraba solo a la hora de combinar. Y el Lausanne jugando a la suyo. Sin modificar nada con respecto al primer tiempo. Encerrado atrás y a cazar algún contragolpe, aunque no contabilizaron ninguno.

Espabiló el Valencia en el último cuarto de hora. Rodrigo tuvo dos ocasiones en apenas tres minutos. Dos disparos rozando el palo. Le acompañaba su fiel escudero, Simone Zaza. Qué buena pareja formaron en la primera vuelta de la temporada pasada. Racic se mantuvo contundente en el medio del campo. Era suyo, defensivamente hablando. Parejo creaba juego a cuenta gotas. Le costaba mucho al de Coslada y era la fiel imagen del equipo. Falta rodarse y más minutos para coger ese punto físico adecuado para competir. Pero aún así, era incompresible que el Valencia no fuera capaz de inaugurar el marcador. Precisamente Parejo estuvo a punto de marcar el primero de falta directa en la frontal del área. La despejó de manera sobresaliente el portero del Lausanne, Castella. Pero despejó mejor todavía el disparo de Rodrigo a bocajarro en línea de gol tras centro de Lato. Se hubiera requerido el VAR en el caso de haber estado disponible. Gol fantasma fue aquello. Rodrigo tuvo otra más apenas medio minuto más tarde. Misma combinación: Lato-Rodrigo. Esta vez no se hubiera requerido el VAR. Finalmente el Valencia fue incapaz de ganar al Lausanne y no se movió el marcador en todo el partido. 

 

Ficha técnica:
0-Lausanne: Monteiro; Asllani, Brandao, Monteiro, Da Silva, Escorza, Pasche, Schmid, Puertas, Alfarela y Zeqiri
0-Valencia: Cristian Rivero; Piccini, Vezo, Murillo, Gayà; Soler, Wass, Kondogbia, Nacho Gil; Jordi Escobar y Santi Mina. Once segunda parte: Neto (Jaume, 62’); Montoya, Paulista, Diakhaby, Lato; Ferran Torres, Parejo, Racic, Medrán; Rodrigo y Zaza.
Árbitro: Lionel Tschudi.  
Incidencias: segundo partido amistoso de pretemporada disputado en el estadio Du Christ Roi (Crans-Montana, Suiza).

Comentarios

volver arriba