Menu

Fútbol | Martes, 13 Noviembre 2018 09:40

Queda mucho por hacer

Foto: LFP Foto: LFP

El fútbol, nos guste o no, depende de los resultados y cuando estos son positivos, se ve todo de otro color. El Valencia CF afronta este fin de semana sin liga en su mejor momento de la temporada tras haber logrado dos victorias consecutivas.

Hacía mucho que el conjunto ché no ganaba dos partidos seguidos, de hecho, esta es al primera vez en la temporada que lo logra. La victoria en Champions ante el Young Boys y la posterior en liga ante el Getafe, dan la razón a Marcelino que ha mantenido su discurso de "falta de eficacia goleadora", y el tiempo le ha dado la razón. Es cierto, que ante el Getafe el gol llegó de penalti y fue Parejo quien lo anotó. Sea como fuere el equipo toma aire y auqnue aun está lejos del cuarto puesto - nueve puntos-, la confianza de los jugadores ha subido.

CALENDARIO COMPLICADO

Quedan ocho partidos oficiales antes de que acabe 2018. Cinco de liga, dos de Champions y uno de copa. En la competición doméstica, Rayo, Sevilla y Huesca visitarán Mestalla mientras que Real Madrid y Eibar serán los equipos que visitarán.Ante el Rayo Vallecano y el Huesca parece obligado lograr los seis puntos en juego mientras que el partido ante el Sevilla se presenta vital en las aspiraciones del Valencia CF esta temporada. La visita al Bernabeu siempre es 2dificil mientras que en Eirbar todo puede pasar. De los 15 puntos en juego, el conjunto valencianista ha de lograr como mínimo 12 para poder aspirar a todo la segunda parte de la temporada. La temporada pasada la champions se cerró en 62 puntos pero lo media está en (68-70). Tan solo quedan 21 en juego en esta primera vuelta y el Valencia lleva 14. En el mejor de los casos, ganando todo, acabaría la primera vuelta con 35 puntos, la mitad de los que teóricamnete necesitaría para lograr el objetivo. No hay que despistarse porque, auqnue la temporada es muy larga, las jornadas van pasanso y todos los equipos van sumando puntos. En Champions el objetivo está complicado tras la victoria del Manchester United en Turín. El Valencia CF depende de sí mismo pero ha de ganar a la Juve en Italia.

PLANTILLA COMPROMETIDA

La semana pasada Marcelino García Toral dio un toque de atención a Batshuayi. El jugador belga es uno de los fichajes estrella del equipo y no ha rendido al nivel esperado. Ha jugado nueve partidos de liga y tres de Champions y tan solo ha lograda dos goles. Ante el Getafe se quedó fuera de la convocatoria y no viajó con el resto de sus compañeros. El buen estado de forma y la facilidad goleadora con la que ha vuelto Santi Mina tras su lesión es un handicap para Batshuayi que tiene que espabilar porque nadie tiene el puesto asegurado en este equipo. Otro que está en el candelero, como todas las temporadas, es Dani Parejo. El jugador querido y odiado a partes iguales por el público de Mestalla estuvo lesionado y se perdió dos encuetros donde el equipo perdió uno y ganó otro. El sábado ante el Getafe volvió al once y compeltó un gran partido siendo él, el autor del gol de la victoira. Demuestra que está implicado y que cree en este equipo. Santi Mina es el compromiso hecho jugador. Cumple su tercera temporada en el Valencia CF y casi sin hacer ruido se ha convertido en uno de los delanteros titulares en el equipo. Tiene gol y nunca da un balón por perdido. Ha vuelto al equipo tras un mes y medio lesionado y ha marcado cuatro goles en cuatro partidos. Eficacia gallega en la delantera valencianista.

AFICIÓN VALENCIANISTA

El público de Mestalla es un público exigente y en muchas ocasiones catalogado como impaciente. Este temporada está demostrando todo lo contrario y apoya a su equipo en cada partido los 90 minutos. Solo ante el partido ante el Girona, la afición mostró su desacuerdo con la temporada del club. En otras temporadas, la paciencia se hubiera agotado antes y el soberano hubiera reclamado la cabeza del entrenador. Marcelino tiene gran culpa de que esto no sea así porque con la gestión que está haciendo de la plantilla desde que llegó hace un año y medio, tiene crédito suficiente para aguantar en el banquillo valencianista.

Este "parón" liguero le viene bien al Valencia y más tras los buenos resultados obtenidos en los último encuentros. Una victoria ante el Rayo Vallecano haría que los jugadores visitaran el Santiago Bernabeu el sábado 1 de diciembre, con la moral por las nubes y con confianza para ganar y acercarse a los puestos punteros de la clasificación. Eso sí, con los pes en el suelo porque el inicio de temporada ha sido desastroso y queda mucho por refrendar.

 

Comentarios

volver arriba