Menu

Fútbol | Jueves, 07 Febrero 2019 09:44

El sueño de la Copa

Foto: VCF Foto: VCF

El Valencia CF visita Sevilla para enfrentarse al Real Betis en la semifinal de la copa del Rey, un partido que se presenta en un buen momento para ambos equipos por lo que todos los pronósticos, incluidos los de las casas de apuestas, indican una igualdad máxima.

La vida da muchos cambios. Unas veces estás arriba del todo y al día siguiente estás en lo más profundo. El fútbol es similar a la vida y la temporada del Valencia CF es un ejemplo claro de esto. Si echamos la vista atrás, al mes de diciembre, era imposible pensar que el conjunto valencianista pudiera estar a dos partidos de luchar por un título.

La final de la Copa del Rey es el partido más bonito del año. No solo por tener la oportunidad de ganar un título, sino por la ilusión de la afición de disfrutar de un partido único fuera de tu ciudad. Además, ganar el título te clasifica para jugar la Europa League la próxima temporada.

En 1999 el Valencia CF volvió a ganar la Copa del Rey veinte años después de lograr el último título. Fue un partido épico donde Mendieta y Claudio López se consagraron como grandes futbolistas. Se impusieron (3-0) al Atlético de Madrid en Sevilla. Casualmente esta temporada la final también se juega en la capital hispalense y casualmente han pasado veinte años de aquella mítica noche de junio. Claudio Ranieri estaba en el banquillo y ese fue su último encuentro como entrenador valencianista.

Con la consecución de ese título empezó la época dorada del Valencia CF. Héctor Cuper, tras clasificar al modesto Mallorca para la Champions, se hizo cargo del banquillo valencianista y logró jugar con dos finales de la Liga de Campeones con el Valencia CF. Después llegó Rafa Benitez y puso el broche de oro logrando dos ligas, una supercopa de Europa y otra de España. Pero eso ya es pasado. El presente es la semifinal ante el Betis y la posibilidad de jugar una nueva final.

La eliminatoria se presume complicada y disputada porque ambos equipos tiene un nivel similar. Es cierto que el estilo de juego del conjunto bético favorece al Valencia CF. Quique Setién juega un fútbol vistoso y a Marcelino le gusta más el juego táctico y de contención. Se van a enfrentar dos estilos de juego diferente pero complementarios y no para mi, no hay un favorito claro.

El estado de forma y de ánimo de los jugadores puede ser clave para conocer al finalista. El Valencia CF parece que ha recuperado las buenas sensaciones de la temporada pasada y empieza a asemejarse al equipo que logró la clasificación para la Liga de Campeones el año pasado. Rodrigo se ha reencontrado con el gol. La defensa es mucho más contundente y segura. Parejo está atravesando un momento dulce y está ejerciendo de capitán dentro y fuera del campo. Por su parte, el Betis, está similar. Canales se parece al futbolista que enamoró con 18 años a España jugando en el Racing de Santander. Joaquín sigue teniendo ese desborde que hará que Gayà tenga que esforzarse al máximo para poder pararlo. Lo Celso pone la magia en el centro del campo.

La ilusión está en las gradas y en la afición que va a viajar en masa a Sevilla para apoyar al equipo desde la grada. Cerca de 700 valencianistas estarán en el Villamarín apoyando a su equipo. Seguro que desde casa, mucha gente apretará los puños mirando el televisor y por supuesto, muchos apostarán durante el encuentro para, además de llevarse una alegría por el resultado, ganar algo de dinero. Son muchas las casas de apuestas deportivas que seguirán el partido. De cara al partido del 7 de febrero (Benito Villamarín, 21:00) las casas de apuestas no se mojan y ofrecen cuotas con una extrema igualdad entre ambos contendientes, entorno a 2.50 la vicotría del Betis y 2.87 la del Valencia, empate a 3,20).

Sea como fuere, el partido ante el Betis es el partido de la ilusión y llega en el mejor momento de la temporada para el Valencia CF. Cualquier cosa puede pasar pero el objetivo es llegar vivo al partido de vuelta en Mestalla a finales de febrero para celebrar el pase a la final de la Copa del Rey once años después de lograr el último titulo que no se celebró por la convulsa situación por la que pasaba el club con Koeman en el banquillo.

Comentarios

volver arriba