Menu

Fútbol | Domingo, 27 Septiembre 2020 21:26

El Villarreal no le encuentra el punto al Barça

El Villarreal no le encuentra el punto al Barça Ansu Fati ha logrado dos goles y ha provocado un penalti en su partido contra el Villarreal | Fotografía; Twitter del F.C. Barcelona

El Villarreal encaja la segunda goleada consecutiva a manos del Barcelona, que ha tenido el mejor de los debuts en liga.

El Villarreal ha salido con la alineación que todo el mundo esperaba. Unai Emery ha repetido la misma alineación que contra la S.D. Eibar, aunque sin Alfonso Pedraza, cuyo sitio ha ocupado Pervis Estupiñán. De esta forma, la portería de Sergio Asenjo la ha defendido el ecuatoriano junto a Mario Gaspar, Pau Torres y Raúl Albiol, pese al golpe que sufrió en la jornada pasada. Por delante han repetido por tercera vez Moi Gómez, Dani Parejo, Francis Coquelin y Samuel Chukwueze como encargados de nutrir de pelotas a Paco Alcácer y Gerard Moreno, el hombre de moda en Villarreal.

El Barcelona se debutaba en LaLiga con el 4-2-3-1 prometido por Ronald Koeman. En portería Neto ha sido el encargado de defender la portería del lesionado Marc André Ter Stegen. Por delante, el holandés no ha prescindido de la dupla Piqué-Lenglet, junto a la que ha alineado a Jordi Alba y Sergi Roberto. En el doble pivote, Sergio Busquets ha sido el escogido para acompañar a Frenkie De Jong. Ya en la línea de mediapuntas Ansu Fati se ha impuesto para acompañar por izquierda a Phillipe Coutinho y Antoine Griezmann. Por delante, Leo Messi ha salido como falso nueve para romper los esquemas de la defensa castellonense.

En los primeros minutos de partido hemos podido ver un Barcelona dominador y plano ante un Villarreal que esperaba agazapado para salir al contragolpe con Pervis Estupiñán por la izquierda o Samuel Chukwueze por la derecha. Los catalanes tenían el juego y la posesión, pero nadie rompía ni desequilibraba; tal y como sucedía en un oscuro tiempo no tan pasado. Solo Jordi Alba, con sus contínuos desmarques a la espalda de Mario Gaspar, generó algo de peligro en los primeros minutos. El Villarreal, mientras tanto, repelía las acometidas culés, pero no sufría demasiado.

No obstante, la solidez defensiva solo ha durado un cuarto de hora, en el que Ansumane Fati ha introducido en la portería un balón había encontrado suelto en la zona del punto de penalti. Un tanto que ha roto el plan de partido con el que había salido el Villarreal, que se vio obligado a tratar de tomar la iniciativa. Desde entonces hemos visto al Barcelona aplastante.

Y es que solo tres minutos después el Villarreal se volcaba sobre el área de Neto y perdía el balón para que Phillipe Coutinho condujera el contragolpe y encontrase a Ansu para que este sellase su doblete en menos de veinte minutos. Los culés asustarían un par de veces más a la espalda de un Villarreal que tuvo que retroceder para intentar que no le metiesen más goles.

Imagen

Fotografía, Twitter del F.C. Barcelona

No lo consiguió, sin embargo, porque solo un cuarto de hora después del segundo Ansu Fati (otra vez) ha provocado un penalti con un cambio de ritmo ante Mario Gaspar, que ha convertido Leo Messi para elevar el 3-0 al marcador. Pese a lo abultado del marcador, el Barcelona ha seguido atacando y provocando peligro en todas y cada una de las ocasiones hasta generar el cuarto gol, con el que han provocado el cuarto tanto en propia de Pau Torres, cuando este intentaba interceptar un centro de Messi. 

En la segunda parte, como era de esperar, Emery ha cambiado el esquema. Alcácer y Coquelin han dejado su sitio a Vicente Iborra y Manu Trigueros en un intento desesperado de Emery de fortificar el centro del campo ante la sangría que estaba padeciendo. Así, el Villarreal, formaba con un 4-3-2-1 en el que los laterales se han adelantado para acompañar al trivote compuesto por Iborra, Parejo y Trigueros y los interiores se han adelantado y centrado para convertirse en dos mediaspuntas que se han alejado de la cal para atacar al espacio entre lateral y central. Con esta fórmula el Villarreal intentaba alejar al Barcelona de su propia área, donde tanto estaba siendo castigado. Un sistema que tampoco tardó en mutar en un 4-1-4-1 con el que el club groguet al fin encontró un poco de tranquilidad dentro de una noche agónica. 

Comentarios

volver arriba