Menu

Más Fútbol | Jueves, 24 Marzo 2016 23:46

Prueba sin demasiadas certezas en Udine (1-1)

AMbos equipos rindiendo homenaje a las víctimas del terrorismo y a Johan Cruyff, antes del partido. AMbos equipos rindiendo homenaje a las víctimas del terrorismo y a Johan Cruyff, antes del partido.

España e Italia igualaron a uno en Udine con goles de Insigne y Aduriz. Un interesante cambio de golpes pero sin demasiadas emociones, con ambos entrenadores buscando variantes de cara a la Euro. 

 El partido amistoso en el Stadio Communale di Friuli comenzó con el minuto de silencio estipulado para honrara a las víctimas del terrorismo. A eso se le había agregado el respeto para un hombre que influyó considerablemente para que España haya llegado a ser la potencia futbolística de los últimos años: Johan Cruyff. Porque Cruyff es la piedra fundamental de España, impregnando un estilo como técnico del Barcelona y ejerciendo la docencia en las generaciones siguientes. 

Pero pese al homenaje al 'Holandés volador' no lograron que el partido, entre ambas potencias del universo del balón sea un homenaje en si mismo para el Flaco. España apenas ejecutó a portería a los 69´. Antes de finalizar la primera parte, Morata había asisitido a Aduriz pero el colegiado invalidó la jugada por fuera de juego. Intercambio de golpes y al descanso, apenas una intención de Italia de tomar el protagonismo, transformando a De Gea la figura del encuentro. 

A los 67´Insigne rompió la monotonía y el silencio en las gradas. Giaccerini asistió al 11 ante un vencido De Gea que no pudo hacer nada en el gol y absolutamente habilitado. Pero Aduriz, pocos minutos después logró empatar el partido cuando Buffon dio rebote luego del cabezazo de Morata. 

El ex Valencia parece encarrilarse como dorsal fijo para 'La Roja' y parece ser la solución al problema que los más exquisitos exigían aún en los másl altos laureles de la Selección de Del Bosque, la ausencia del ariete. Aunque la imagen arrojada en Udine, lejos está de tener el estilo y la contundencia antes del último mundial. Para eso, del Bosque aprovechó este partido: para probar. Ensayo y error, para buscar variantes y no dormirse en los laureles como sucedió en Brasil. 

 

Comentarios

volver arriba