Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 594

Más Fútbol | Sábado, 01 Julio 2017 00:00

Los eternos ganadores frente a los reyes de Sudamérica (20.00)

Los eternos ganadores frente a los reyes de Sudamérica (20.00) Foto de Fifa.com

Instalada recientemente en el Olimpo futbolístico, la selección de Chile aspira a reinar también en Europa. Para ello, debe batir al campeón del mundo, Alemania, el equipo más temible del momento.

Observando el Ránking Fifa, donde Alemania es tercera y Chile cuarta, la conclusión es que los dos mejores conjuntos han alcanzado la final, y por lo tanto, no sorprende que así haya sido.

Sin embargo, debido a la decisión de Low de no convocar a gran parte de sus jugadores importantes para esta competición, parecía que Portugal o México podrían llegar al encuentro por el título en lugar de los germanos.

Indudablemente, las ausencias de Ozil, Reus, Muller, Kross, Hummels, Boateng o Neuer, el núcleo grueso de la selección germana, se ha debido notar a nivel futbolístico.

No obstante, la nueva hornada de talentos comandada por Draxler y secundada por Kimmich, Goretzka, Werner y Ter-Stegen, ha demostrado con creces que son dignos portadores de la camiseta nacional.

Aparte de ofrecer un juego dinámico y preciso en los pases, este grupo de jóvenes ha anotado 11 goles en tan solo 4 encuentros, lo que ofrece una perspectiva real de su poderío ofensivo.

Precisamente, el conjunto entrenado por Joachim Low fue capaz de aplastar a México en semifinales por un contundente 4-1, castigando las deficiencias defensivas de su rival.

Por otra parte, el duelo entre Chile y Portugal fue más igualado, y pese a que no hubo goles, ambas selecciones brindaron un espectáculo de sacrificio y competitividad durante los 120 minutos del encuentro.

En aquel partido, Vargas y André Silva pudieron adelantar a sus respectivos equipos en la primera parte. Sin embargo, ambos erraron ocasiones asequibles, y durante el resto del partido, generalmente los defensas se impusieron a las acometidas rivales.

Finalmente, cuando la prórroga agonizaba, Vidal y Alexis golpearon la madera en la misma jugada, dejando la sensación de que Chile había perdido una oportunidad dorada para eliminar a los portugueses.

Pese al varapalo, los latinoamericanos fueron certeros en los penaltis y ganaron 3-0 en la tanda, después de que Bravo atajase los tres disparos de los lusos.

Así, Alemania y Chile, que empataron a 1-1 cuando se enfrentaron en la primera fase, se batirán en duelo por primera vez en la final de una competición de selecciones.

Algo que no es de extrañar, pues mientras los germanos han sido asiduos históricos en las últimas rondas de los torneos, por el contrario, sus rivales no habían logrado ningún título hasta el año 2015.

Senda triunfal

En el mundial 2010, cuando España era la selección dominante en el panorama mundial, Chile y Alemania presentaron sendos equipos con jugadores jóvenes.

Por ejemplo, debutaron en un gran torneo Ozil, Muller, Boateng y Khedira, y en Chile, aparecieron Alexis, Vidal, Medel y Jara. Aunque los germanos finalizaron en tercera posición y el conjunto latinoamericano no logró pasar de octavos, ambas selecciones ofrecieron buenas actuaciones, en las que se podía comprobar que lo mejor estaría aun por llegar.

Finalmente, en la Copa del Mundo de Brasil, Alemania se coronó, tras ser, de manera indiscutible, el mejor equipo del torneo, con actuaciones legendarias como el 7-1 a Brasil o el 4-0 a Portugal.

Por otra parte, Chile eliminó a España de manera autoritaria, y estuvo cerca de vencer a Brasil, aunque acabó sucumbiendo en los penaltis frente a sus rivales.

Básicamente, lo importante es que tanto los germanos como los chilenos presentaron equipos similares en ambos mundiales, una muestra de continuidad otorgada por los técnicos.

De hecho, Low lleva siendo seleccionador de Alemania desde 2006, y durante ese recorrido que ha abarcado seis grandes torneos, ha logrado una Copa del Mundo y llegar a dos finales más: la que perdieron frente a España en 2008 y la que disputan en el día de hoy.

Además, en las otras tres competiciones, alcanzaron las semifinales, el mismo resultado que en el mundial 2006, donde Low era el segundo entrenador del equipo nacional. Todo ello, logrado con un estilo que se asemeja cada vez más al de la época gloriosa de la selección española.

Precisamente, el actual técnico germano se ha declarado admirador del famoso Tiki-taka, y de esa manera, lo ha ido implantando con jugadores como Ozil, Kross, Reus o Draxler.

Y aunque recibió numerosas críticas en su país por ese cambio de estilo, el tiempo ha dado la razón a Joachim Low. Durante ese tránsito, han sido capaces de golear a Brasil, Portugal, Inglaterra y Argentina, todo ello, fieles a su manera de jugar, la que les hizo coronarse en el pasado mundial.

Y la que les ha hecho ser, probablemente, el rival más temido para el siguiente.

La época de ensueño

A diferencia de Alemania, que prácticamente ha ido siempre como uno de los favoritos para todos los torneos, la selección de Chile no ha tenido gran recorrido futbolístico a lo largo de la historia. De hecho, estuvo 48 años sin ganar un partido en la Copa del Mundo. Pero ahora, todo ha cambiado para beneficio de la Roja.

Porque desde 2015, los chilenos han llegado a la final en todos los torneos que han disputado. Para ello, han tenido que derrotar a selecciones como Argentina, Portugal, Colombia, Uruguay o México, a la que le infligieron un antológico 7-0 en la Copa América.

Pese a que han tenido tres técnicos diferentes desde 2011, Bielsa, Sampaoli y Pizzi han tratado de establecer un sistema similar de juego, basado en una presión frenética por parte de todos sus jugadores.

Todo comienza con Alexis y Vargas asfixiando la salida del contrario, continúa con un centro del campo liderado por el omnipresente Vidal y secundado con garantías por Aránguiz y Marcelo Díaz, jugadores incansables.

A nivel defensivo, los laterales Isla y Beausejour atacan asiduamente pero siempre recorren la banda para ayudar a los centrales, Medel y Jara, quienes muestran la anticipación y agresividad como punto fuerte.

Como viene siendo habitual, en la portería está Claudio Bravo, el héroe de las dos finales frente a Argentina, y que ansía levantar la tercera copa para su selección.

Que es, sin duda, la mejor en la historia de su país, y cuyos jugadores sueñan con hacer algo realmente inolvidable en el mundial del año próximo.

 

 

Alineaciones probables

 

Alemania: Ter-Stegen, Kimmich, Rudiger, Ginter, Hector, Heinrichs, Rudy, Goretzka, Stindl, Draxler y Werner.

 

Chile: Bravo, Isla, Medel, Jara, Beausejour, Díaz, Hernández, Aránguiz, Vidal, Alexis y Vargas.

Comentarios

volver arriba