Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 8291
Mundial | Lunes, 25 Junio 2018 12:15

Toca dar el do de pecho (20:00h)

Foto: Getty Images Foto: Getty Images

Kaliningrado cierra la última jornada del grupo B del Mundial con dos equipos que tienen objetivos distintos, unos rubricar la clasificación y otros irse con buen sabor de boca del torneo

Fernando Hierro y sus futbolistas se enfrentan a su primera final de este Mundial. Un empate puede servir a los intereses nacionales pero lo que no puede hacer es caer derrotado ante los marroquíes. Y el objetivo está claro, evitar la parte dura del cuadro. Por lo que la victoria es casi una obligación. La brillantez demostrada contra Portugal se vio apagada con la intensidad defensiva de Irán. A priori, Marruecos planteará choque entre medias de lusos e iraníes. No estarán tan abiertos, pero tampoco plantarán el bus en el área de Munir. Las dos derrotas cosechadas por los pupilos de Hervé Renard han dejado un mal sabor de boca, pero el juego desarrollado en algunas fases no se ha correspondido con el resultado final.

En este escenario planteado, España es indudablemente favorita. Un triunfo, tres puntos más y liderazgo del grupo para tener un puesto más favorable en el cuadro de los octavos de final. Pero este es el Mundial de Rusia de las sorpresas continuas y no hay que dar nada por hecho. Es más Fernando Hierro calificó en rueda de prensa como "un partido difícil". Y definió a su rival como "una muy buena selección...tienen mucha movilidad, calidad, atacan con mucha gente, corren transiciones. Será un rival peligroso". Y como no podía ser de otra manera, sus jugadores "van a intentar ganar el partido, hacer un buen partido" para sacar los tres puntos.

El seleccionador esconde sus cartas hasta última hora, los futbolistas no sabrán el once titular hasta que se lo comunique el propio Hierro. Lo que parece seguro es que Lucas Vázquez volverá al banquillo después de la prueba fallida ante Irán, pero no se sabe sus sustituto. Koke puede volver a acompañar a Busquets, la que ocupó contra Portugal. O bien ese hombre puede ser Thiago Alcántara. Precisamente, Sergio Busquets puede quedarse en el banquillo para evitar una tarjeta amarilla que le signifique sanción. Asensio o Saúl Ñíguez pueden ser algunas de las sorpresas que se puedan dar en el once. En la defensa, parece que los mismos contra Irán serán los de la partida, incluido David De Gea.

Marruecos, sin miedo a nada

Es cierto que la selección africana no ha sumado ni un punto en dos partidos en el torneo, pero las sensaciones son diametralmente distintas. Un fútbol ofensivo que ha maravillado desde que Hervé Renard cogió las riendas en 2015. El técnico francés ha sabido congeniar el talento de los Amrabat, Belhanda, Ziyech, Boussoufa, El Ahmadi, Mehdi Benatia o Achraf. No han tenido suerte, pero hay que estar con todas las alertas y no confiarse con un conjunto que llegó al Mundial sin conocer la derrota durante 10 choques consecutivos.

 

 

 

Comentarios

volver arriba