Menu

Primera | Domingo, 05 Enero 2014 18:22

Barcelona destroza al Elche en su feudo (4-0)

Alexis corre para gritar el tercer gol, la desazón de Toño lo dice todo. (FOTO: FC Barcelona) Alexis corre para gritar el tercer gol, la desazón de Toño lo dice todo. (FOTO: FC Barcelona)

Barcelona dominó en el Camp Nou. Alexis y Pedro le dieron la ventaja en el resultado pero el Elche no se rinde. Pudo haber empatado transitoriamente con un remate de Boakye que estrelló el palo. Luego Alexis marcó el tercero y el cuarto con un maravilloso gol de balón parado.

 Con mucha esperanza el Elche visitaba el Camp Nou. Sin Messi y con Neymar en el banquillo, las aspiraciones del conjunto franjiverde se volvían algo más reales. 

Pero Barcelona no llegó a ser el mejor equipo del mundo, (o al menos uno de los mejores para los más reticentes) dependiendo de un jugador (aunque sea el mejor del mundo) o de la sola jerarquía de sus jugadores. La idea y el dinámica del juego blaugrana brinda, no sólo la idea o sensación de invulnerabilidad, sino que en esa misma vorágine de toque, posesión y triangulación, desemboca en la desesperación del rival. 

Y más aún cuando el equipo rival, poderosisimo en su feudo marca a los 7´. Esa dinámica tan mencionada más la contundencia goleadora, y hasta a veces la complicidad de algún colegiado para inclinar aún más el campo, va asesinando minuto a minuto las pocas esperanzas de los equipos austeros o respetables que pisan terreno catalán.

Sin Messi pero con Alexis, Barcelona vapuleó en pocos minutos las aspiraciones del modesto conjunto de Fran Escribá. Alexis marcó a pocos minutos con una gran asistencia de Jordi Alba. Hubiara sido un partido distinto si aquella jugada articulada por Fidel hubiera entrado en portería cuando Boakye estrelló el balón en la madera. 

Pero es justamente esas sensación de invulnerabilidad y más aún con Valdés bajo los tres palos: la madera también juega para los locales en el Camp Nou. Pese a que los visitantes luchaban contra la corriente, no pudieron evitar ser arrastrados por la marea blaugrana. Otra vez Jordi Alba asistió a Pedro en pocos minutos, eludió a Toño que salió mal y puso el segundo. 

A partir de allí todas las aspiraciones de invadir la costa catalana se estrellaban en los riscos del centro del campo. Entonces los ilicitanos se dedicaron a resistir el asedio. Hicieron lo que pudieron, incluso en la segunda parte. 

Xavi malogró un penalti, cuando Fernández Borbalán vio falta de Sapunaru a Cesc. Pero ni eso pudo reavivar a un Elche que se estaba hundiendo. Barcelona tenía que rematar a su rival, y por medio del juego de piernas lo liquidó con su vértigo cuando entró en el remolino de la desesperación. Alexis hizo el resto, con un gol en fuera de juego y con un golazo de balón parado.

Así no se puede, así no vale. Sobre todo cuando uno visita el feudo del Camp Nou y la leyenda del mejor equipo del mundo y de la historia (para muchos) sigue creciendo partido a partido como si estuviéramos en la edad media. Pues los juglares ya cantan canciones acerca de este equip maravilloso, que soprende a propios y extraños, que destroza a equipos soberbios y modestos. No se trata de llegar a la cima, sino de cuánto tiempo pueden mantenerte allí. Esos son los méritos, de ser leyenda. 

Comentarios

volver arriba