Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 598

Primera | Lunes, 06 Marzo 2017 09:25

Goleada del conformismo (3-0)

FOTO: LFP FOTO: LFP

El Valencia salió derrotado al Calderón y ofreció una imagen bochornosa sin prácticamente disparar a puerta con peligro. Lo mejor, desgraciadamente, fue el resultado. 

Floja primera mitad de un Valencia que salió con poca ambición al Calderón. Los de Voro, pese al mensaje del técnico valenciano de ir a por el partido, nunca creyeron en sus posibilidades y salieron medió derrotados al estadio madrileño. Los del Cholo pudieron marcar nada más empezar tras un disparo de Filipe Luis que despejó Alves y el rechace no llegó a boca de gol de milagro. El equipo madrileño no hizo gran cosa, cada vez que pasaba de medio campo creaba peligro y tras una de muchas pérdidas de balón, Griezmann encaró en el mano a mano y batió a Alves con la izquierda. A partir de ese momento los locales cedieron el esférico a los visitantes que se dedicaron a ahorcarse ellos mismos con pérdidas absurdas de balón y con una inoperancia extrema de jugadores como Cancelo, Orellana y Munir. El Atlético pudo marcar en un par de ocasiones y el Valencia ni tan siquiera chutó a puerta.

La segunda parte fue un calco de la primera, intensidad Atlética en los primeros minutos que le sirvió para que Gameiro marcara el segundo tras rebotar el esférico en un defensa y para que luego, los del Cholo sin presión, se dedicaran a esperar atrás y aguardar las contras. El tercero pudo llegar en repetidas ocasiones, Alves salvó un nuevo mano a mano con una gran mano y después, tras sendos errores groseros de pérdidas absurdas de balón, los delanteros colchoneros no estuvieron hábiles para perforar de nuevo la meta valencianista. En ataque hubo pocas noticias positivas para los valencianistas que tan sólo "inquietaron" a Oblak con un disparo de casi medio campo de Munir y un disparo a la media vuelta de Zaza dentro del área que fue amortiguado por un defensa. Tras otro desajuste defensivo, el siete francés hizo su doblete en un nuevo mano a mano poniendo de manifiesto la falta enorme de actitud por parte de los ché. La banda de Cancelo, como viene siendo costumbre, fue un coladero y de milagro no llegó el cuarto obra de Gaitán.

Los de Voro siguen inmersos en su mediocridad y aspirando, tristemente, a la salvación, que por fortuna sigue a la misma distancia, diez puntos. El objetivo de Europa queda muy lejos y ahora mismo sólo toca ganar al Sporting en casa y afianzar la permanencia cuanto antes para no sufrir en las últimas jornadas. 

Comentarios

volver arriba