Menu

Primera | Jueves, 19 Abril 2018 00:00

Noche decisiva en Orriols (21:30 horas)

Foto: LFP. Foto: LFP.

El Levante se la juega esta noche en el Ciutat. Es el día decisivo, la hora H y el momento de la verdad. Desde el cambio de entrenador, todo han sido buenas noticias, salvo la derrota en el Wanda.

El partido contra los andaluces, de capa caída y en caída libre desde hace tiempo, es una finalísima por la salvación. Paco López tiene en su mano el futuro de la entidad en Primera y también sus opciones de continuar en la élite con el cuadro granota en la máxima categoría.

La seguridad defensiva y el acierto frente a la meta contraria serán las claves contra los malacitanos. Los partidos en casa con el técnico levantinista se han contado por victorias aunque no hayan sido un dechado de brillantez, ni falta que hacía. En los partidos de la decena final liguera la clave es competir y ser más pillo que nadie. Y en esas está el cuadro de Orriols.

 

El gol es el camino

 

La rentabilidad de los atacantes debe ser más alta ahora. Roger debe dar un paso adelante en la vertiente anotadora. El centro del campo está más fuerte, con Campaña y Lerma más entonados. Atrás Cabaco ha dado empaque y consistencia canchera. El encuentro contra el Atlético está olvidado. Lo importante es, después del choque del Deportivo contra el Sevilla de este martes, continuar con el trabajo granota olvidándose de los adversarios. La fortaleza por banda de los locales es una de los mejores activos a recuperar. El espíritu del ‘Comandante Morales’ debe impregnar todo y ser una arenga permanente para el resto de los jugadores.

El Málaga puede certificar aún más su adiós, pequeña revancha de hace un par de años por cierto, con una gestión horripilante en la entidad de los petrodólares. Hace un lustro estuvo a punto de llegar a semifinales de Champions, extremo impedido por un arbitraje deleznable en Dortmund, con un gol ilegal de Santana para el Borussia en feudo alemán. Y ahora está en un momento muy complicado para su futuro…

El apoyo de la afición será determinante una noche más. Es uno de los enfrentamientos más importantes de los últimos años y fuera de lo táctico o lo estratégico será primordial una excepcional respuesta de la grada. Nervios e intriga. ¿Se puede pedir más?

Comentarios

volver arriba