Menu
Primera | Martes, 24 Abril 2018 00:00

Derecho a la permanencia (1-3)

Derecho a la permanencia (1-3)

El Levante dio un golpe de autoridad en el nuevo San Mamés tras remontar el gol inicial de Raúl García con un dos libres directos de Bardhi y una carrera de Morales

Paco López hizo de nuevo el milagro, el Levante sacó oro de Bilbao. Mejor dicho tres puntos de oro. Los tantos de Bardhi y Morales permiten tocar la permanencia prácticamente con las dos manos después del empate del Deportivo de la Coruña. Nueve puntos de diferencia con 12 en juego, el próximo viernes, contra un Sevilla casi desahuciado, se puede certificar seguir un año más en primera división.

La dimensión del trabajo de Paco López está alcanzando cotas inimaginables. Con naturalidad y confianza, el Levante ha sumado 16 de los últimos 21 gracias a 5 victorias, un empate y una derrota. Los últimos tres puntos de este milagro vinieron desde la nueva "catedral" del fútbol español, uno de los escenarios más complicados posibles y con un marcador adverso.

En el minuto 7 de partido, Raúl García empaló un balón de la frontal que entró como un rayo por la escuadra de Oier Olazábal. Quizá sin merecerlo, los granotas se veían por debajo. El juego desplegado por el Athletic permitía al Levante hacerse dueño. Boateng desaprovechó un mano a mano ante Kepa, a merced de un excelente pase al hueco de un omnipresente Lerma. Los visitantes daban su primer aviso.

Sin arrugarse y perderle la cara al partido la suerte sonrió al Levante antes de finalizar la primera parte. Bardhi, titular en el Levante una vuelta después, equilibró merecidamente el choque con un libre directo muy escorado que Kepa Arrizabalaga solo pudo sacar desde dentro de su arco. Inmediatamente después, prácticamente desde la misma posición, ejecutó otra falta imparable que silenció la grada rojiblanca. 1-2 en un visto y no visto.

El segundo acto no cambió la tónica de partido. “Cuco” Ziganda, en busca del empate, sacó a Iker Muníain. En los primeros instantes, el Levante se amilanó y se dejó dominar pero sabiendo cómo salir a la contra para sentenciar. Bien armados detrás y sin sufrir Oier, Roger tuvo un mano a mano nada más entrar al césped que desperdició claramente. Quién no lo hizo fue el “Comandante”. Él se la guisó, él dribló y él marcó.

Una jugada estratosférica de José Luis Morales aseguró los tres puntos y tres cuartos de permanencia. Ganando el sexto partido de la era Paco López, el Ciutat de València podrá cantar eso tan manido de “Som, som, som, de primera divisió”.

Comentarios

volver arriba