Menu
Primera | Domingo, 30 Septiembre 2018 18:43

Mala fortuna en casa (0-1)

el villarreal sigue sin poder ganar de local

El conjunto pucelano ha sido más efectivo que el local. FOTO: LFP El conjunto pucelano ha sido más efectivo que el local. FOTO: LFP

El Villarreal no pudo con el Valladolid y sigue sin ganar en casa. Gerard Moreno tuvo el gol en sus pies y además Masip le paró un penalti que hibiése servido para empatar el cotejo. La guinda del pastel, Leo Suárez - a préstamo en el Valladolid y ex groguet- fue el verdugo del Submarino en casa. ¡Qué tarde! 

Tarde para el olvido en Vila-Real. Ni Gerard Moreno ni Carlos Bacca pudieron ser efectivos de cara a portería en lo que fue un partido con dominio amarillo. Durante la primera parte Villarreal llegaba con frecuencia por los laterales y su predominio se desarrollaba en terreno visitante. Sin embargo en los últimos metros, toda ocasión se diluía. 

No fue hasta los 36' que el balón se estrelló en el palo y despertó de la siesta a algún aficionado dormilón y rezagado en la grada. Gerard Moreno remató a portería con una volea que sin duda mereció  tener destino de red. Cazorla cogió el rebote pero el aúngulo de disparo qued´´o demasiado incómodo para rematar la faena. Minutos antes, Asenjo se había destacado con un paradón luego de un disparo de Cop. 

La segunda parte traería mucha más acción que un inicio que se fue desperezando muy de a poco y finalizó con un par de emociones para cada lado. A los 54' un centro desde la derecha llegaría para que Leo Suárez, ex Villarreal y a préstamo en el conjunto de la visita, baje el balón con una volea derrote a su ex compañero que miraba incrédulo el esférico que descansaba en el fondo de la portería. El verdugo ex groguet contenía su alegría y pedía disculpas a la afición amarilla.  

El gol significó un golpe anímico para el local, que coemnzó a perder el pulso en el centro del campo y las pocas ocasiones que llegaban a los pies de Moreno o Bacca no lograban la efectividad deseada. De hecho, el ex Espanyol tuvo el gol en sus pies durante tres ocasiones claras durante los más de 90 minutos. 

Con más entrega y presión que fútbol, el Villarreal apretaba y ponía a los pucelanos contra las cuerdas. A los 79', un córner para los castellonenses terminó con una mano de Kiko Olivas tras un cabezazo de Gerard casi a un metro del palo izquierdo del portero. El árbitró exigió VAR y el video asistente corroboró la acción. 

Pero sería Masip quien le arruinaría la tarde definitivamente a Getrard Moreno, quien otra vez malograba un gol en lo que definitivamente fue una tarde para el olvido, no sólo para el delantero sino para el Villarreal y toda la afición que todavía no ha podido ver ganar a su equipo en casa en lo que va de la temporada. 

Comentarios

volver arriba