Menu

Primera | Lunes, 12 Mayo 2008 08:05

Fiesta de campeones

Los aficionados vibraron con el pitido final y la fiesta preparada por el club

El Villarreal celebró con su afición el subcampeonato liguero tras el partido ante el Espanyol. Un espectáculo de luces y sonido, con el “We are the Champions” de Queen como banda sonora, puso la piel de gallina a un Madrigal entregado a su equipo. Un castillo de fuegos la vuelta al estadio de la plantilla y cuerpo técnico puso el colofón a una fiesta, que continuará en la jornada de hoy lunes.

  • Nihat: "Sólo nos queda ser campeones la próxima temporada"

Adrián Casabó. Vila-real | NOSTRESPORT.COM
El Villarreal ya estaba de fiesta mucho antes de acabar el partido ante el Espanyol, pero los aficionados vibraron más todavía con el pitido final y la fiesta preparada por el club. La mejor clasificación en la historia del “submarino” y el regreso por la puerta grande a la Liga de Campeones bien merecían una celebración así. La entidad amarilla sorprendió a su hinchada con un espectáculo de luces y sonido para celebrar el subcampeonato.

Tras el himno del equipo coreado desde la grada, las luces del coliseo amarillo se apagaron para recibir a los verdaderos héroes de esta temporada. Uno a uno los jugadores de la plantilla del Villarreal aparecieron de nuevo en el césped para recibir el agradecimiento de la afición. El cuerpo técnico al completo, y el principal mentor del sueño amarillo, Fernando Roig, también se sumaron a la fiesta.

El presidente amarillo aprovechó la ocasión para gradecer el apoyo de los seguidores del Villarreal. “El subcampeonato es lo más grande que hemos conseguido y hay que celebrarlo con una gran fiesta porque el año que viene volvemos a la Champions. Gracias afición, gracias”, concluyó un emocionado Roig. Tras las palabras del máximo mandatario,  Nihat se erigió en portavoz de la plantilla.

Tras los parlamentos, comenzó el espectáculo de luces y sonido. Los fuegos de artificio iluminaron El Madrigal, que en uno de sus fondos lucía un cartel de fuego con el escudo del club y el lema “subcampeones 2007-08”. El himno de la Champions, que el año que viene acompañará a los amarillos en Europa, sonó para emocionar, un poco más si cabía, a los seguidores del “submarino”. La vuelta al estadio, al ritmo de la canción del argentino Álcides, “Violeta”, talismán de los jugadores esta temporada, acompañó a un equipo que recibió el calor de su hinchada en una noche mágica.

La fiesta continúa hoy. Pero la fiesta no se detiene en Vila-real. Con la resaca todavía en el cuerpo, la afición amarilla volverá a salir a la calle esta tarde-noche para cerrar los actos por el subcampeonato. A las 19:45 horas, un autobús descapotable trasladará a los jugadores desde el estadio hasta el ermitorio de la Mare de Déu de Gràcia, patrona de la ciudad. A las 20:30, la fiesta se trasladará a la Basílica de Sant Pasqual, para rendir la tradicional ofrenda al patrón.

Desde el templo, la caravana amarilla comenzará un recorrido por las principales avenidas de la ciudad. La avenida Francesc Tárrega, la Murà y Pío XII enloquecerán al paso de el bus de los subcampeones. Tras el desfile, los jugadores, cuerpo técnico, directiva y patrocinadores se reunirán en El Madrigal para cenar la tradicional “xulla”. Un castillo de fuegos artificiales disparado por la pirotecnia Caballer y el concierto de Hombres G en los aledaños de El Madrigal pondrán punto y final a la fiesta amarilla.

Comentarios

volver arriba