Menu

Segunda A | Jueves, 30 Marzo 2017 13:29

Orriols, el mejor aliado granota

La comunión de afición y equipo es patente Foto: LFP La comunión de afición y equipo es patente Foto: LFP

El Levante ha hecho de su estadio un fortín, contra el Mirandés buscarán de nuevo el noveno triunfo consecutivo en casa que les acerquen más a la primera división

Muñiz ya lo advirtió hace unas semanas. Los jugadores tienen un compromiso con cada uno de los aficionados que acude a Orriols. Competir y luchar por los tres puntos. Por lo tanto decir que la gran parte de la culpa del más que soñado ascenso la tiene la afición, no está nada alejado de la realidad.

Y es que en el Ciutat de València, el Levante posee unos números de récord. Quince batallas libradas y en ninguna ha salido derrotado. Trece victorias y dos empates. Traducido, 41 puntos de 45 posibles y 24 de 24 en los últimos 8. Sólo se han escapado cuatro puntos del fortín de Orriols. La escuadra granota afronta cada encuentro como si fuera el último. Los adversarios salen atenazados al césped. Saben que ganar es muy difícil y mucho más igualar en esfuerzo a los granotas.

Además, el juego del Levante muta según las circunstancias del partido y la propuesta rival. Como un camaleón en su casa, la selva. Si tiene que dominar, domina. Si tiene que aguantar detrás y lanzar contraataques lo hace. Sin escatimar en esfuerzos. En las coberturas, en bajar a defender. En lanzar contraataques mortales. Cada jugador extralimita sus funciones según las circunstancias. Y todo tiene su premio. Si lo buscas, lo encuentras. 

El arte de rentabilizar

Un ejemplo de como jugar con el marcador a favor es el Levante. Un total de 6 partidos se han resuelto por el mismo marcador (1-0) y 10 por un gol de diferencia mínima. Los jugadores se sienten como pez en el agua en este tipo de situaciones. El planes armados por Muñiz en Buñol suele dar sus frutos y pocas veces cae en saco roto.

El volumen de goles anotados es netamente superior al de recibidos. 25 a favor y solo 9 en contra. Últimamente, Raúl Fernández está acostumbrando a hacer paradas salvadoras, pero el secreto está en algo mencionado anteriormente. Sacrificio de los once q sobre el césped empezando por el delantero. Una sinfonía defensiva que comienza por Roger. 

El Levante es humano, aunque en casa ofrezca su cara más bestial. Lejos de Orriols, a pesar de ser terrenales también son impresionantes. Ocho victorias, cuatro empates y cuatro derrotas en 16 partidos, 28 puntos que sumados a los 41 les hace ser el líder más potente de las ligas europeas. Y no es fruto de la casualidad. Trabajo, constancia y Orriols es la fórmula de este Levante.

 

Comentarios

volver arriba