Menu

Segunda B | Domingo, 26 Marzo 2017 00:00

El Hércules se cierra virtualmente la puerta del ascenso tras caer ante el Ebro (1-0)

El Hércules se cierra virtualmente la puerta del ascenso tras caer ante el Ebro (1-0)

El Hércules frenó en seco su remota posibilidad de disputar las eliminatorias de ascenso tras caer ante el modesto Ebro de Zaragoza. Los de Luque deberán pensar ahora en mantener su puesto clasificatorio para disputar la próxima temporada la Copa del Rey.

Tarde aciaga para el Hércules, que ve como pierde terreno con sus competidores directos a falta de 21 puntos por disputar. El equipo de Carlos Luque cayó en un encuentro donde mereció mejor suerte y donde tuvo oportunidades de sobra para poder marcar y cambiar el guión. Pero otra vez la defensa de la estrategia le pasó factura y empañó muchas de las cosas que hizo bien.

El técnico blanquiazul cambió su once para adecuarlo al terreno de juego, de hierba artificial y muy pequeño. Metió a Omgba por Espinosa (quien ha arrastrado molestias físicas durante toda la semana) y a Miñano por José Gaspar. El equipo se adaptó a las necesidades del partido y compitió bien, aunque fue insuficiente.

El Hércules saltó con convicción al campo y con su fútbol claro. No dio concesiones e igualó el fútbol físico de su rival. Tuvo la primera gran oportunidad en una contra que acabó Chechu Flores con un remate de cabeza que acabó en saque de esquina. También con un disparo duro de Miñano que despejó mal Montoya y un remate de cabeza de Fernando. Oportunidades de sobra para desequilibrar el encuentro y que se pusiera de cara. También el Ebro dispuso de las suyas, la única clara un remate de Gabarre que solucionó Iván bien situado.

En la segunda parte, más de lo mismo, con una buena salida del Hércules y bien plantado en el terreno de juego. Solo un detalle impidió la victoria blanquiazul: la defensa de la pelota parada. El Ebro puso en apuros al Hércules en un saque de esquina que acabó en el travesaño y en el segundo que tuvo no perdonó. Javi Paredes remató libre de marca y mató a los alicantinos. A partir del gol en contra, el Hércules remó a contracorriente ante un Ebro tranquilo, bien posicionado y que se limitó a defender el marcador. Llegaron las oportunidades de José Gaspar, con una volea que salió fuera por poco, y con una jugada increible en el área pequeña, con rechaces y remates que no acabaron en gol por verdadera mala suerte. 

La derrota frena las expectativas herculanas, ya que el equipo se queda a cinco puntos del cuarto y siete del tercero con 21 puntos por disputar. Se pone complicado el clasificarse para las eliminatorias por el ascenso, aunque todo podría dar un vuelco si la escuadra blanquiazul gana (casi) todos sus próximos compromisos.

 

 

Comentarios

volver arriba