Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 576
Segunda B | Domingo, 19 Noviembre 2017 00:00

Otro penalti y expulsión condena al Elche en Son Moix (2-0)

Otro penalti y expulsión condena al Elche en Son Moix (2-0)

Como sucediese ante el Formentera la pasada jornada, el conjunto ilicitano tiró por la borda otros tres puntos ante un Mallorca que logró sentirse superior sólo durante el segundo parcial, cuando Tekio provocó un penalti, abandonó el terreno expulsado y permitió a Lago Junior inaugurar el marcador. Con la ventaja balear y la inferioridad numérica, el Elche conservó sus mínimas opciones hasta que Álex López puso fin a la agonía con el segundo y definitivo tanto.

Confirmado queda que la primera plaza no será lugar para el conjunto ilicitano. No porque su plantilla demuestre estar exenta de galones sino porque, entre los favoritos, reside la figura de un Mallorca infinitamente superior y con un muro casi infranqueable, especialmente en su casa, en Son Moix, donde los bermellones sólo habían concedido un empate antes de la visita del Elche.

Sobre la hierba y con el balón en circulación, la balanza se equilibró y el equipo franjiverde se ganó el respeto del líder blindando todo acceso posible a la red defendida por Jose Juan. Gonzalo Verdú, el central del Elche, fue el jugador más determinante para evadir cualquier acción peligrosa del equipo local.

No obstante, la diferencia clara entre ambos yacía a la hora de elaborar las acciones de ataque. Porque en defensa permanecía el orden, pero la ofensiva llegaba con más sentido del lado local, aunque este hecho preocupante ya venía de lejos.

Los de Acciari sólo tuvieron dos acercamientos al área bermellona. Nino y Collantes intimidaron de manera muy pobre los dominios de Reina antes de la llegada a vestuarios.

Como en otros duelos, el Elche alcanzaba el descanso con el premio de dejar su portería a cero. Sin embargo, la tarea del gol y la coherencia de su juego seguían pendientes sobre Son Moix.

Lo positivo, que era el empate y la gran sensación defensiva transmitida por el conjunto ilicitano en la primera parte, se fraguó tras la reanudación. Ese ápice de inferioridad con el que contaba el Elche desde el principio de esta crónica fue confirmado de la manera más cruel posible, con un despiste defensivo que generó el penalti de Tekio sobre Prats y la consecuente expulsión del lateral diestro. Lago Junior abrió la lata y a partir de ahí, el equilibrio se tornó en una agonía  para los visitantes.

Era cuestión de tiempo. El Mallorca ganaba y comenzaba a jugar cómodamente en superioridad numérica. Y además, el equipo franjiverde bajó los brazos de tal modo que Reina no sufrió ningún apuro.

La partida estaba dictada para sentencia y sólo quedaba esperar hasta el pitido final u observar cómo subían los goles al marcador del lado local.

Instantes después del primer gol del encuentro, Álex López aprovechó un rechace de José Juan para fusilar la red e incrementar la diferencia.

Con el segundo en el bolsillo, el miedo por recibir una goleada coleaba entre todos los franjiverde. La expulsión de Tekio había desmelenado al que reina en el Grupo III y se avecinaba una tormenta para el Elche en lo que restaba de partido.

Por suerte, entre el desacierto bermellón y el aguante ilicitano, el resultado no sufrió variaciones hasta el pitido final. No obstante, sí afirma la crisis de un equipo nublado en ideas y demasiado irregular como para luchar contra los grandes de Segunda B.

Comentarios

volver arriba