Menu

Juegos Olímpicos | Lunes, 15 Octubre 2018 20:35

El fuego olímpico ilumina el futuro

El pebetero que contiene el fuego olímpico brilla en Villa Soldati, en el sudoeste de Buenos Aires. FOTO: EZEQUIEL PERNICA El pebetero que contiene el fuego olímpico brilla en Villa Soldati, en el sudoeste de Buenos Aires. FOTO: EZEQUIEL PERNICA

Los Juegos Olímpicos de la Juventud desembarcaron en Buenos Aires y cautivaron a propios y extraños. Los deportistas del futuro brillan en la capital argentina. 

Buenos Aires, Corresponsal | La ciudad de Buenos Aires se encuentra inmersa en su rutina.La fiesta inaugural que ha tenido lugar el sábado pasado en frente al Obelisco, centro neurálgico de la ciudad, fue tan sólo anecdótico, porque la verdadera acción deportiva se desarrolla a cada momento aunque la gran mayoría de los argentinos apenas lo sepan. 

Apenas algunos se alegran con alguna medalla lograda por la delegación anfitriona. Otros han aprovechado a sacar el pase que da acceso gratuito a las competiciones y trata de hacerse un hueco en su agenda para ver algo de acción olímpica. 

A casi diez minutos de allí se encuentra el Parque Urbano, donde se desarrollan las disciplinas de baloncesto, escalada, remo, BMX y piragüismo, en el canal de Puerto Madero.

 Cogiendo el metro o el autobus, se puede llegar al denominado Parque Verde, en Palermo, donde se compite el Voleibol Playa, el ciclismo y el tenis en el ya famosamente reconocido Buenos Aires Lawn Tennis Club. 

El parque de Tecnópolis, en el límite de Capital Federal, ofrece varias alternativas: Tiro, Arquería, la otra sede de Fútbol Sala, tenis de mesa y balonmano playa. 

Hacia el norte de Buenos Aires, en sedes independientes se desarrolla el golf y el Rugby (Hurlingam), la vela (Costa de San Isidro) y en el denominado Parque Paseo de la Costa en donde se desarrollan las carreras de BMX  y patinaje en velocidad. 

Pero en el sudoeste de la ciudad se encuentra el Parque Olímpico de la Juventud, entre el viejo parque de diversiones conocido como el Parque de la Ciudad y el estadio Mary Terán de Weiss, viaja sede de la Copa Davis del conjunto argentino. Allí, además de desarrollarse la mayoría de las disciplinas, entre ellas las más importantes a nivel olímpico como Natación, Atletismo y Gimnasia y donde brilla el pebetero  con el fuego sagrado de la competencia. 

 La gran mayoría de los porteños en sus ajetreados empleos ignoran que a tan solo poca distancia la mísitca llama olímpica está encendida en el Parque Olímpico de Villa Soldati. Y si la llama olímpica está encendida, eso quiere decir solamente una cosa: que el deporte está vivo. 

Y mientras el grueso concurre cotidianamente a sus empleos, otros jóvenes están brindando todo de sí para quedar en la historia. O al menos, para comenzar su auspiciosa carrera deportiva de la mejor manera en esta tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud. 

Una semana ha bastado para que la afición argentina se vuelque por completo, pasando del ostracismo previo a los Juegos, al éxito de la delegación anfitriona que generó un furor único , llegando a una presencia de casi 100.000 personas por cada parque en cada uno de los días del fin de semana. 

Al fin y al cabo, la mística del fuego olímpico, los cautiva a todos. 

Comentarios

volver arriba