Menu
Aventura | Viernes, 22 Julio 2011 12:07

La joven valenciana Alba Beltrá a la cima en el Kazbek

Este año un equipo de tres alpinistas partieron de nuevo con la FEDME, hacia una de las montañas mas altas del Cáucaso, el Monte Kazbek (5.047m). La FEMECV seleccionó a la deportista Alba Beltrá (Club Novelder de Muntanyisme) para formar parte de la expedición.  

Redacción | NOSTRESPORT.COM
Este año un equipo de tres alpinistas partieron de nuevo con la FEDME, hacia una de las montañas mas altas del Cáucaso, el Monte Kazbek (5.047m). La FEMECV seleccionó a la deportista Alba Beltrá (Club Novelder de Muntanyisme) para formar parte de la expedición.

El Monte Kazbek (5047 m ) se encuentra en Georgia, cerca de la frontera con la República de Osetia del Norte que forma parte de la Federación rusa. Es la cuarta cumbre del Cáucaso, que tiene su cumbre más elevada en el Monte Elbrus, y, es el segundo pico más alto en Georgia.

Es una hermosa cumbre glacial de moderada dificultad. Desde Georgia, el punto de partida de la ascensión está en la pequeña ciudad de Kazbegi, a unos 150 kilómetros de Tiflis, la capital. Desde Kazbegi, en dos días de marcha por el collado de Sabertse de 3150 m y el glaciar Gergeti, se llega a un refugio a los 3700 metros de altura. Desde el refugio, una larga ascensión por la nieve y el hielo hacia el sur da acceso a la cumbre.

Alba Beltrá fue seleccionada entre nuestros jóvenes deportistas por su perfil, que se adaptaba a las exigencias tanto de nivel deportivo (corredora de montaña de élite) como de edad (menor de 20 años) de esta actividad. La idea de ir a esta expedición partió de Manuel Amat (Responsable del Área de Carrera por Montaña de la FEMECV) y de Vicent Peydró (Seleccionador Autonómico de Carrera), que fueron quienes se lo propusieron. "Fue una sorpresa para mi, muy agradable. Me lo comunicó Vicent justo despues de la carrera de Arratzu (Campeonato Sub-23, que ganó). "Estoy muy agradecida, tanto a Peydró como a Amat por haber pensado en mi para hacer algo así tan importante", confesaba Alba.

La actividad constó de un trekking hasta el campamento (C2), a 2.800m, "donde no había otra cosa que caminar por una senda sin dificultad". Y una segunda parte donde el grupo debía cruzar el glacier, encordados y con material alpino, para llegar poco a poco al refugio primero, y al campamento de altura más tarde. "Además de dominar el piolet y los bastones, necesitábamos escalar un poco sobre hielo. Subiendo por cuerda fija y un jumar. El resto de la ascensión hasta la cumbre fue más cómoda, con algún paso técnico, pero asequible".

Lo que más destaca Alba Beltrá es la diversidad de la actividad alpinística, cruzando grandes ríos, glaciares, grietas.. combinando la travesía con la escalada en hielo. "Me llamó la atención cómo hicimos el campamento de altura, que estaba a 4.200 metros. Con palas, construimos un muro de hielo para cortar el viento. Bueno, como en la tele, tipo Callejas". Y tambien el tipo de alimentación, adaptada a las circunstancias. "No me podría imaginar que con un café sin sustancia pudiera hacer cumbre. Pero en fin!".

La valoración final de la experiencia, como no, ha sido positiva. "Para mi ha sido una experiencia vital, me ha proporcionado mucha vitalidad y mucho conocimiento. Tanto de la montaña como de la vida misma". Valora sobre todo una máxima del mundo alpinístico, el sentimiento de grupo. "Te das cuenta de que el equipo es muy importante para tener éxito. Y aprendes que en la montaña hay muchos factores externos que te condicionan el tener éxito o fracasar".
 

Comentarios

volver arriba