Menu

Otros Deportes | Martes, 20 Mayo 2008 13:05

Construcción de equipos de alto rendimiento

El MÁSTER EN GESTIÓN DEPORTIVA DE LA UPV y GRUPO NOSTRESPORT celebraron ayer martes en la Universidad Politécnica de Valencia una jornada sobre “LA CONSTRUCCIÓN DE EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO”. Esta jornada ha contado con el ex futbolista internacional ANDONI ZUBIZARRETA como ponente.

Andoni Zubizarreta volvió a recordar sus mejores tiempos deportivos al acaparar comentarios, miradas y aplausos. Su paso por la Escuela de Diseño Industrial  de la Universidad Politécnica de Valencia no pasó inadvertida. Ante un nutrido auditorio el que fuera capitán de la selección española y titular indiscutible del Athtletic, Barça y Valencia empezó su intervención en torno a la construcción de equipos de alto rendimiento bajando de la tribuna y pisando el suelo. Cómo antaño, cuando  el césped saltaba después de sus estiradas.

El MÁSTER EN GESTIÓN DEPORTIVA DE LA UPV y GRUPO NOSTRESPORT han celebrado esta tarde en la Universidad Politécnica de Valencia una jornada sobre “LA CONSTRUCCIÓN DE EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO”. Esta jornada ha contado con el ex futbolista internacional ANDONI ZUBIZARRETA como ponente.

Andoni Zubizarreta volvió a recordar sus mejores tiempos deportivos al acaparar comentarios, miradas y aplausos. Su paso por la Escuela de Diseño Industrial  de la Universidad Politécnica de Valencia no pasó inadvertida. Ante un nutrido auditorio el que fuera capitán de la selección española y titular indiscutible del Athtletic, Barça y Valencia empezó su intervención en torno a la construcción de equipos de alto rendimiento bajando de la tribuna y pisando el suelo. Cómo antaño, cuando  el césped saltaba después de sus estiradas.

Antes de que el jugador que más partidos ha jugado en la liga y selección española empezara su exposición de análisis y consejos para conseguir un gran club o una empresa deportiva, tomó la palabra Ángel Benito. El vicerrector de la Universidad Politécnica de Valencia desgranó el inmenso currículum de Zubizarreta, en el que destacan la medalla al Mérito Deportivo y la Orden Olímpica; Benito despidió su intervención solicitando un fuerte aplauso para el ex guardameta y para el Valencia C.F. que había cedido la última Copa del Rey para la ocasión, a pesar de que su esfuerzo no había sido reconocido totalmente por medios y autoridades. Acto seguido David Blay, de Nostresport.com, sintetizaba el análisis posterior de Zubizarreta a partir de la “unión por el bien del colectivo”, máxima que ya aplicó el ex guardameta en su etapa de Director Deportivo del Athletic de Bilbao y que mantiene vigente a día de hoy en la Fundación Nike Tema, junto a otros grandes del deporte como Valdano y Corbalán.

Las primeras palabras de Zubizarreta van dirigidas al Valencia C.F. a quien felicita por la Copa que, a su juicio, no conviene despreciar. “Nosotros nos quedamos a diez minutos de una”, comenta logrando la complicidad con la grada. Su intervención está estructurada en cinco grandes bloques fundamentales, aunque son las múltiples anécdotas las que dan frescura a la charla y las que consiguen los guiños más directos con el público.

NO HAY FÓRMULAS MÁGICAS Empieza entrando a desarrollar la capacidad técnica que deben tener todos aquellos componentes que estructuran un equipo. “No hay ninguna fórmula mágica”, dice Zubi, “hay que tener en cuenta las diferencias de mercado y características de los equipos, pero nosotros aquí vamos a adentrarnos en aquellos elementos comunes que dan forma a la estructura fundamental”. “Hay que tener claro no se puede pedir lo mismo a jugadores con distintas características y puesto en el que juega”, dice Zubizarreta. Para ilustrarlo pone el ejemplo de su antiguo compañero de equipo, Unzué, integrante del Dream Team de Cruyff de mediados de los ochenta. “El Barça necesitaba un portero que supiera jugar más hacia delante, en ese momento no había nada en el mercado y se tuvo que hacer un esfuerzo por encontrarlo”, apuntilla. También destaca las contradicciones de la mayoría de los equipos, que en principio les piden unas cosas a sus jugadores y después les exigen algo radicalmente opuesto. Esto sucedió en Lezama, donde se entrena la cantera bilbaína, un integrante del equipo técnico comentaba con Zubizarreta lo ideal que sería disponer de modelos aplicables a los jóvenes jugadores para determinar sus aptitudes y hacer una mejor planificación. Si esos jugadores, de entre 15 y 16 años, llegan a jugar en primera división no son valorados por su disciplina y seriedad, sino que el que despunta es el que tiene capacidad creativa e inventiva.

La capacidad de compromiso también es destacada por Zubizarreta, para captar la atención del público expone su caso directamente. “Un portero nunca gana un partido, sólo en los penaltis. En la final de Wembley, los porteros aguantábamos a cero para que otro pasara a la fama”, comenta el antiguo guardameta para quien eso es el verdadero compromiso por el equipo que deben tener la totalidad de jugadores que lo conforman. Efectivamente, la única Copa de Europa ganada por el F.C. Barcelona pasó a la historia como la de "el gol de Koeman".

El sentido del humor acompañó la intervención de Zubizarreta en todo momento, especialmente cuando recordaba uno de sus episodios más negros: el gol de Nigeria en el Mundial de 1998. “El segundo me lo metí en propia meta, con cuarenta millones de personas viendo ese partido. Mi madre me comentó al día siguiente que nunca tanta gente se había acordado de ella a la vez”, sintetizaba Zubi para introducir la importancia del afán de logro. No conviene olvidar que después de esta intervención poco acertada, Zubizarreta fue titular en el siguiente partido del mundial que enfrentaba a España con Paraguay. Zubizarreta, pese que no pudo conseguirlo, quería retirarse ganado la Copa del Mundo y esa era la última oportunidad que tendría, poco tiempo después se retiraría del fútbol activo.

LA FOTO DE WEMBLEY Para que un equipo sea un verdadero triunfador tan importante es la capacidad técnica individual, como colectiva. Una imagen recuerda de forma espectacular este momento: la foto de Wembley. La oficial recortaba a más de la mitad del equipo, dejando fuera a utilleros, médicos y hasta el propio Zubizarreta. Todos ellos necesarios para aglutinar, sumar y ganar. La foto que Zubizarreta mostró al público no gozaba de la oficialidad de la UEFA, se la regaló un aficionado de Albacete, pero Zubi le da un valor mucho más amplio. Fijarse retos y objetivos también son datos a tener en cuenta, el antiguo jugador del Valencia C.F., destaca el caso del jovencísimo Bilbao donde comenzó a despuntar. El entonces técnico, Javier Clemente, llegó a San Mamés con el Athletic ubicado a mitad de tabal. En la temporada siguiente conseguían hacerse con el cuarto puesto, en la posterior con la liga y en la última con la liga y copa. Los medios y la mayoría de clubes se reían de Clemente al afirmar que iban a ganar la liga, el tiempo daría la razón al todavía técnico vizcaíno.

Por último aspectos tales como la identidad y la cohesión o una comunicación fluida permiten a los clubes y empresas deportivas conseguir una dinámica más armónica que favorece los intereses comunes. En este terreno los ejemplos de Brasil, con sus bazucadas en el autobús camino de los partidos, o los cánticos de los jugadores del Bilbao antes de pisar el terreno de juego fueron compartidos por Zubizarreta. En los equipos en los que militó no hubo tantos rituales de hermandad, destacó el caso de Camarasa y Giner con la colocación de petardos en los vestuarios. Algo, ciertamente, que enraíza con la esencia de ‘lo valenciano’. Los recuerdos de Zubizarreta fueron constantes e incontables, entraban y salían con naturalidad en su charla. Esta situación fue más evidente cuando recordaba diálogos que había mantenido con antiguos compañeros o técnicos de sus equipos. Con Romario, en una ocasión, intentó compartir sus conocimientos sobre el equipo rival y las debilidades de su portero, en este caso Alberto de la Real Sociedad. Romario le respondió con un tajante “¿Pero tú me vas a enseñar a marcar goles a mí?”. Zubizarreta no desistió y le espetó un “y ¿si cuando acabemos el partido perdemos y tienes tres ocasiones y no marcas porque no sabes que Alberto es flojo por la derecha. Porque no sabes de porteros?”, Romario finalmente reculó.

Momentos conocidos por todos en su momento, como la crisis de vestuarios del Barça también fueron sacados a colación. Este pequeño conflicto se resolvió por el liderazgo compartido que había entre los distintos jugadores, imponiéndose el sentido común: el resultado fue hacer de la adversidad un logro. Bakero y Zubizarreta serían los dos capitanes. La relación con Cruyff también fue sacada a colación, destacando Zubizarreta su alto nivel de exigencia –al igual que Mourinho o Benítez-. Para la historia culé pasará el comentario célebre de Laudrup cuando respondía a unas duras críticas Johan Cruyff, quien regañaba a los jugadores por no haber hecho unas jugadas determinadas. El mediapunta danés levantaba la mano para interrumpir al crack holandés. “Perdone mister, pero usted es Cruyff”.

Recuerdos, emociones, aplausos, flashes y la copa del Rey como colofón y marco incomparable de una velada deportiva en la que los aficionados del fútbol pudieron disfrutar de un Zubizarreta cercano, que ahora comparte sus conocimientos para ensalzar el deporte rey.

Comentarios

volver arriba