Menu

Automovilismo | Sábado, 12 Enero 2019 03:01

Exhibición de Sunderland y Loeb

Sebastian Loeb, durante la etapa 5.FOTO: DAKAR PRESS Sebastian Loeb, durante la etapa 5.FOTO: DAKAR PRESS

La jornada de descanso se antoja especialmente merecida para los pilotos del Dakar al término de una 5ª etapa que ha incluido los sectores cronometrados más largos y variados del rally. 

Arequipa, Perú | La partida se ha dado para todos en Tacna, en el punto más alejado de Lima que los pilotos habrán alcanzado este año. El pelotón daba media vuelta y cruzaba una zona larga de fesh fesh antes de afrontar las primeras pistas del día, serpenteando entre imponentes cañones que han cautivado a los fotógrafos y también a los amantes de las trayectorias. Esta larga primera parte de la especial ha desembarcado en las dunas de Ilo, donde las motos y los quads se han enfrentado a una dosis doble de arena. Mientras tanto, los coches, SxS y camiones eran invitados a una segunda sección de especial: 137 kilómetros adicionales, en cuyo trazado se incluía un temible tramo de fesh fesh ya transitado la víspera. Valentía a raudales, eso es lo que exigía hoy la prueba.

Discreto desde la salida del rally, Sam Sunderland nos ha recordado que no ganó el Dakar 2017 por casualidad. El piloto oficial de KTM se ha desenvuelto a las mil maravillas en una reñidísima batalla en primera línea de carrera, adjudicándose su primera victoria del año y colocándose nuevamente a menos de un minuto de Ricky Brabec en la general. En coches, Sébastien Loeb ha dominado con mano de hierro la etapa, embolsándose su segunda victoria desde la salida en Lima con más de 10 minutos de ventaja sobre un Nasser Al-Attiyah que sigue liderando cómodamente la general.

Stéphane Peterhansel, por su parte, cede 24 minutos. En quads, Nicolás Cavigliasso continúa con su Dakar de ensueño con un nuevo e incontestable éxito que le permite ampliar su renta hasta casi 50 minutos en la clasificación provisional y abordar la segunda mitad del rally con tranquilidad. Mucho más reñida está la pugna en la categoría de los pesos pesados, donde ha vuelto a encontrarse con el éxito Eduard Nikolaev, que deberá guardarse las espaldas pues sigue a tiro de sus compañeros de equipo Dmitry Sotnikov y Andrey Karginov en la general.

La actuación del día

Herido pero no de muerte. Sébastien Loeb no es el tipo de piloto que se rinde ante las adversidades y la ausencia de éxitos. El francés ha reaccionado hoy como el campeón que es y se ha adjudicado su 12ª victoria de etapa en el Dakar después de dos días difíciles. El piloto de Peugeot ha hecho una verdadera demostración de fuerza a la que solo ha podido plantar cara Nasser Al-Attiyah, quien, con todo, ha terminado a cierta distancia. Esta exhibición permite al oriundo de Alsacia mantenerse en carrera antes de abordar la segunda mitad del rally.

Comentarios

volver arriba