Menu

Mundial de Motociclismo | Domingo, 16 Agosto 2015 17:10

La falta de agarre aleja a los pilotos Aspar de los resultados deseados

Nicky Hayden sufre las derrapadas excesivas de su montura durante toda la carrera, mientras Eugene Laverty se va al suelo a causa de un neumático defectuoso.

En Brno, igual que la semana pasada en Indianápolis, se ha visto una carrera de MotoGP más que previsible y un tanto aburrida, algo lógico cuando el primero domina con holgura y el podio queda decidido desde bien pronto. La lluvia amenazaba con cambiar el guión, pero finalmente no ha aparecido y las 22 vueltas de la prueba han transcurrido con total normalidad.

Lorenzo tiraba fuerte desde el puesto de honor de la parrilla, como él sabe, abriendo un hueco de 2,6 segundos en los dos primeros giros con vuelta rápida incluida, y se salía con la suya, desembarazándose del grupo. Firmado el primer objetivo, sólo le quedaba apelar a su ritmo y dominio del fin de semana para concluir el segundo.

En la salida se había traído a Márquez, algo con lo que seguramente ya contaba, pero su ritmo machacón y constante ha terminado por darle la razón, y el mallorquín descolgaba al catalán a partir del octavo giro. Los mismos protagonistas que en Indianápolis, Lorenzo, Márquez y Valentino, pero en distinto orden, y separados entre sí, componían el podio en Brno.

A pesar del empate técnico -211 puntos- en lo más alto de la clasificación de MotoGP, Lorenzo se hacía con el liderato gracias a la victoria de hoy, y al mayor número de triunfos en su cuenta particular.

Ayer, sábado, fue el día en que los pilotos POWER ELECTRONICS Aspar se veían capaces de cerrar la ronda checa con éxito, a pesar de no haber vivido la mejor de las sesiones clasificatorias. Una buena vuelta les faltó para clasificarse más arriba, pese a todo apelaban a su ritmo para conseguir remontar hoy, el objetivo era claro, vencer en el concepto Open. Nicky Hayden completaba una salida óptima y también la primera vuelta posterior, pero desde el inicio se veía acuciado por la falta de adherencia en el tren trasero.

El norteamericano trataba de gobernar su moto pese a todo y conseguía incluso liderar el pelotón de las motos Open en el último tercio de la prueba. Pero las derrapadas excesivas de su montura le impedían mantener la constancia hasta el final y tenía que conformarse con la decimoséptima posición.

Menos suerte para su compañero, Eugene Laverty, quien trataba de reponerse a una salida discreta, pero también notaba la falta de agarre en la rueda trasera desde el inicio de la carrera. Al final, y debido a un neumático trasero defectuoso, el irlandés terminaba por irse al suelo en la quinta vuelta.

Comentarios

volver arriba