Menu

Ns Management | Lunes, 27 Julio 2020 11:01

Casi 4 de cada 10 empresarios valencianos espera una caída de sus beneficios el próximo año

Casi 4 de cada 10 empresarios valencianos espera una caída de sus beneficios el próximo año

El optimismo de las empresas valencianas sobre la evolución de la economía se sitúa ligeramente por encima de la media nacional.

• 8 de cada 10 apuntan a la incertidumbre económica como el principal escollo para crecer durante el próximo año.

• Solo un 17% de las compañías valencianas tiene previsto aumentar la contratación de personal durante los próximos 12 meses.

La incertidumbre económica instalada en España por el impacto de la pandemia de la COVID-19 ha generado un notable incremento del pesimismo entre los empresarios sobre la evolución de sus negocios, aunque nuestro tejido empresarial es más optimista ahora que durante los peores momentos de la anterior crisis. Sin embargo, la gran caída se produce en las perspectivas de negocio de las empresas valencianas ante el parón de su actividad, así como el impacto que esta nueva crisis va a generar sobre ingresos y beneficios. En la Comunidad Valenciana, un 29% de las compañías entrevistadas esperan que se reduzca su facturación en los próximos 12 meses, y un destacado 37% que lo haga su rentabilidad. 

Estas son algunas de las conclusiones más destacadas de la primera oleada del International Business Report de 2020: el barómetro de la firma de servicios profesionales Grant Thornton, que analiza de forma semestral las percepciones y expectativas de más de 5.000 ejecutivos de 35 países de todo el mundo en el corto y medio plazo. En España, la investigación se realiza sobre 400 compañías de entre 50 y 500 empleados. 

En concreto, el optimismo de los empresarios consultados de multitud de sectores cae casi a la mitad con respecto a diciembre de 2019; por aquel entonces ya se mostraron cautos por una posible desaceleración económica. Sin embargo, ahora ese optimismo de cara a los próximos doce meses vuelve a desplomarse, pasando del 40% al 24%. Sin embargo, y a pesar de lo inédito que ha supuesto una crisis que ha exigido un cese completo de la actividad económica de forma temporal, según los datos históricos de Grant Thornton, los niveles de pesimismo no son tan preocupantes como los de primer trimestre de 2011, cuando llegó a situarse en el 8%. Si comparamos la media nacional con la de la Comunidad Valenciana, las empresas valencianas tienen una visión algo más positiva, ya que los optimistas ascienden al 26%.

El sentir de los directivos españoles queda por debajo de los países de nuestro entorno, ya que en la Unión Europea el optimismo medio alcanza el 29% y a nivel global el porcentaje de quienes confían en una buena evolución de la economía alcanza el 43%. Nuestros empresarios se muestran menos confiados que los alemanes y británicos (31%), franceses (35%) y griegos (37%), aunque el severo impacto de la crisis sanitaria ha dejado más tocados a los empresarios italianos (23%). 

Para el socio director de Grant Thornton en la Comunidad Valenciana, Andrés Gurrea, “los datos obtenidos revelan que en la anterior crisis los empresarios sí pronosticaron un deterioro profundo y estructural. Sin embargo, en esta ocasión parece que sí confían en una recuperación más rápida de la economía. Los datos macroeconómicos son de todas maneras preocupantes, porque el Banco de España acaba de situar la caída del PIB este año en el 15,1% y la tasa de paro en el 23,6% en el peor escenario de los tres que contempla, de modo que habrá que estar atento al desarrollo de la pandemia en la segunda mitad del año”.

La incertidumbre económica, la mayor preocupación en el contexto post-COVID-19 

Los directivos españoles sí creen, no obstante, que la pandemia es uno de los principales factores que va a afectar negativamente a la marcha de sus empresas en el próximo año. Si a finales de 2019 solo dos de cada cuatro directivos creían que esa incertidumbre iba a perjudicar a sus organizaciones, hoy ya son tres de cada cuatro (75%) a nivel estatal y un 77% en la Comunidad Valenciana. Por tanto, no tener un horizonte de seguridad económica a la vista pesa más en España que a nivel europeo (59%) y global (66%). Es un sentimiento que nos afecta mucho más que en la práctica totalidad de los países de nuestro entorno consultados por Grant Thornton.  

“La fuerte caída de sectores como el turismo, que representa el 12% del PIB, y el temor a que su recuperación se retrase respecto al resto de la economía y afecte al consumo interno explica esos mayores niveles de incertidumbre económica en comparación a la media europea y a los países de nuestro entorno”, señala Carlos Fernández, consultor y experto económico de Grant Thornton.

Los empresarios moderan sus perspectivas de crecimiento 

La última oleada del barómetro de la firma de servicios profesionales Grant Thornton también muestra que la previsión del comportamiento de las empresas para el próximo año está marcada por el fuerte impacto en sus negocios que ha tenido lugar en los últimos y complejos meses.

 

En la Comunidad Valenciana, 2 de cada 10 empresarios afirman haber reducido sus ingresos o facturación en más de un 5% en los últimos 12 meses (23%): una cifra inferior a la media española (28%), europea (42%) y la global (37%). En base a ese mal dato, un 29% de los directivos valencianos reconocen que reducirán sus ingresos durante el siguiente ejercicio, por debajo de la media española, de la Unión Europea y a nivel global. 

En cuanto a la evolución de sus beneficios que los directivos valencianos encuestados esperan para el próximo año, esta es notablemente peor que la de sus ingresos: 4 de cada 10 (37%) temen que desciendan, una cifra inferior de todos modos a la media nacional (44%) y a la de otras comunidades como Madrid (40%). 

“Debemos ser cautos con las cifras empresariales. La encuesta recoge todavía pocos meses del impacto de la crisis en las ventas y los beneficios de las empresas”, apunta Andrés Gurrea. 

En cuanto a las exportaciones, las dudas sobre la demanda exterior también han aumentado entre los empresarios valencianos. El supuesto origen chino de la pandemia ha puesto de relieve las debilidades de las largas y complejas cadenas de suministro globalizadas, y ha impactado por ejemplo en los grandes fabricantes de automóviles o de productos de electrónica. 

Si a finales del año pasado más del 40% los empresarios españoles preveían incrementar sus exportaciones, ahora solo lo hacen el 24% a nivel estatal y el 34% en la Comunidad Valenciana. Cabe señalar de todos modos que este último dato es mejor que la media europea, lo que significa que, incluso ante el difícil contexto económico que nos deja el COVID-19, nuestras empresas siguen apostando por la recuperación a través de su actividad exportadora. 

“Las multinacionales comienzan a poner un mayor foco en la resiliencia de su cadena de suministro frente al modelo de just in time y la optimización de costes” explica Carlos Fernández.

Perspectivas de empleo y salarios 

En cuanto a las perspectivas de generación de empleo, solo 2 de cada 10 empresarios valencianos (17%) tienen previsto aumentar la contratación de personal durante el próximo año. Con todo, y al igual que ocurre con el optimismo, estas malas perspectivas de creación de nuevos puestos de trabajo son mejores que las que mostraban durante la crisis de la Eurozona. 

“Las mejores perspectivas de creación de empleo de nuestros empresarios en esta crisis en comparación a la de 2012 es una buena noticia, y se explica en gran medida porque, a diferencia de entonces, ahora tienen a su disposición el sistema de ERTEs”, ha señalado Andrés Gurrea. “Es importante además que los empresarios apuesten más que nunca por la capacitación de sus plantillas, porque el coronavirus nos aboca a un futuro incierto que requerirá nuevas aptitudes y capacidades”. 

Finalmente, también llama a la atención la fuerte caída en la disposición de los directivos a aumentar los salarios por encima de la inflación, que baja del 21% expresado hace seis meses al 16%. España, en este sentido, se equipara a la intención media en el resto de países analizados, que también se sitúa en el 16%, aunque a escala europea esa cifra baja ligeramente al 12%. En la Comunidad Valenciana, este porcentaje asciende al 17%.

Comentarios

volver arriba