Menu

Editorial |

No sólo querer cosechar medallas; primero hay que plantar

La presión de siempre del número de medallas conseguidas

Parte de la expedición española para conquistar al General Invierno ruso. Foto: RFEDI. Parte de la expedición española para conquistar al General Invierno ruso. Foto: RFEDI.

En la ciudad rusa de Sochi se inician los Juegos Olímpicos más polémicos de los últimos años, casi desde los de Salt Lake City y toda la trama que se inició con esos Juegos, no ha habido tanto revuelo en un certamen invernal.

La delegación hispana, con 20 deportistas, recibió una cálida acogida en Sochi. Liderados por el patinador Javier Fernández, abanderado de España, estos deportistas esperan cuajar una buena actuación y conseguir alguna medalla para España, que no lo consigue desde hace 22 años.

La parte de la seguridad es la preocupación número uno. Las autoridades rusas han echado mano incluso de la guardia cosaca, experimentados y rudos guardianes históricos de las estepas rusas. Muchas cámaras de vigilancia, control en el metro… son preocupaciones de los organizadores.

Noruega es el país con mayor tradición de preseas desde el comienzo de la competición, en Chamonix 1924, pero Rusia, como anfitrión es la gran amenaza para el medallero.

España participa con más opciones que en otras ocasiones, pero siempre es una competición en la que hay que ser escéptico con el nivel medio español. Paquito Fernández Ochoa y su hermana Blanca forman parte de los recuerdos, únicos o por lo menos más dorados del palmarés peninsular. La aparición y desaparición de Juanito Muehlegg fue lo único noticiable en años.

 

España, participación hibernada 

 

España tiene en estas modalidades los problemas de siempre: poca ayuda económica, instalaciones desiguales, poca tradición, poco apoyo de los medios, clima adverso, aunque se tengan zonas propicias… que son los problemas de siempre en las modalidades como natación, gimnasia… porque España fomenta más los deportes al aire libre, lógicamente por la meteorología dominante en la geografía hispana.

El modo de acercarse de prensa y aficionados a los Juegos Olímpicos, sean de verano o de invierno, siempre ponderan el éxito final en función del número de medallas totales, y no de los méritos acumulados por los deportistas ni por el nivel de esfuerzo y sacrificio empleado en llegar a sus metas. Muchas veces estos deportistas sólo encuentran la insatisfacción y la incomprensión general.

Históricamente España ha dado la espalda al certamen de invierno, todo lo contrario que países como Alemania, Austria o Rusia, donde son casi más importantes que los de estío.

Por todo ello, el apoyo a los deportistas que defienden todos los pabellones de sus respectivas naciones y el reconocimiento a su trabajo. El espíritu olímpico ante todo.

Porque lo importante es participar. El triunfo y el oro vendrán por añadidura.

 

 

 

 

Comentarios

volver arriba