Menu

Editorial |

Caparrós dio el portazo

Espantada final que desluce, un poco, el año

La no continuidad de Joaquín Caparrós en el banquillo granota ha sorprendido a todos cuando el propio club había anunciado un principio de acuerdo en una excelente temporada para el Levante y desembarcaría en el Granada. 

El técnico utrerano entrenará al Granada las próximas temporadas. Sabido era que el preparador andaluz no veía con malos ojos las opciones de Sevilla o Málaga y al final se ha decantado por los nazaríes. Los granadinistas tienen el respaldo de jugadores de Udinese y más posibilidades con los fichajes. 

La manera de actuar del entrenador sevillano no ha gustado nada en las altas instancias levantinistas y no ha sido el mejor final posible para una campaña que rayaba a mucha altura y conseguía unas notas muy altas. Además se daba la sensación de que esperaba siempre otras opciones o descartes en otros banquillos. No toda la prensa ni todos los aficionados han seguido al entrenador de manera indiscriminada ni ciega. Había detractores, aunque eran los menos.

Opciones

Las posibilidades para el banquillo granota son ahora muchas y variadas; desde la continuidad con entrenadores de parecido perfil a ‘misters’ con más pedigrí. La elección debe ser precisa para no complicar un año que puede ser traumático por cómo ha terminado este. Cuando parecía que todo era una balsa de aceite: bombazo en la línea de flotación granota.

Los aficionados mostraron el apoyo al entrenador con cánticos varias veces durante la temporada, así que hay que pensar en una línea continuista seguramente.

Se ha demostrado que para mantenerse en Primera hace falta un gran portero y un ‘9’ que asegure goles. La línea empezó con Luis García, siguió con JIM y luego Caparrós. El camino está trazado; sólo falta continuarlo por la misma senda y sin salirse. Y ojo a los recambios para los que se van. Tienen que ser de garantías.

 

Comentarios

volver arriba