Menu

Editorial |

Macedonia de líos

El seleccionador no está convenciendo mucho desde el Mundial, pero tiene a casi toda la prensa a favor de obra y a la afición dividida.

El Campeonato del Mundo de Brasil 2014 ha dejado muchas heridas y dudas abiertas en la Selección. Gestionar el éxito no es fácil, pero digerir el fracaso es más difícil todavía. Y si además lo tiene que hacer la persona que consiguió las mieles del triunfo, el trabajo se vuelve hercúleo, porque aunque conozca el camino para conseguirlo, han quedado muchas afrentas por la vereda y mucha gente se siente perjudicada o no tan bien tratada como otros. Subirse a un Mercedes cuando uno se baja de un 600 es fácil; lo complicado es bajarse del Mercedes y subir a un utilitario. Los humos son diferentes.

Además está el problema de la portería, que con la presencia inalterable de Casillas en el marco, se crea un agravio con respecto a otras posiciones con jugadores menos defendidos y sí más expuestos. Con la salida de Diego López del Madrid rumbo a Milán, poco peso de Keylor en la capital incluido y la lesión de Valdés para la Selección, Iker va a jugar todo con su equipo y con España. No va a ser fácil, pero habría que plantearse si se está haciendo bien todo esto. 

Como la llamada de Munir por la ausencia de Costa. Otros muchos jugadores han hecho más méritos y de modo continuado, pero el estilo de Del Bosque, en lugar de decir que es porque así no lo convoca Marruecos, por falsa modestia o por escrúpulos ante el qué dirán, se convierte en un problema a debatir, porque no se dicen las cosas claramente y se edulcora la situación: Se llama a Munir con unos argumentos que no se explican adecuadamente, aunque pudiesen ser entendibles.

No va a ser fácil esta travesía por el desierto de la Clasificación europea 2016, donde por cierto, cualquier día se clasifica incluso San Marino o El Vaticano, con perdón. El nacimiento de nuevos países en Europa desde el desmembramiento de la URSS y Yugoslavia ha provocado la multiplicidad de naciones y con ello de aspiraciones de clasificación. Va a ser casi un pequeño Mundial, por número de combinados, pero reducido a las selecciones del Viejo Continente. Veremos cómo sale.

 

Comentarios

volver arriba