Menu

Editorial |

Un Valencia que ha ido a menos

El 'efecto Neville', difuminado

Desde la marcha de Nuno el Valencia sólo ha ganado en Copa. Esta es la triste realidad del momento deportivo por el que pasa el equipo ché.

La salida del técnico luso del cuadro valencianista no ha provocado los buenos resultados apetecidos por la afición. Es verdad que el clima ha cambiado totalmente, pero no se está evidenciando la mejoría en casi ningún aspecto futbolístico. Nuno se había convertido en el ‘enemigo público número 1’ pero con la aparición en el banco, primero de Voro y luego del novato Gary Neville, no se ha reemprendido el vuelo y en cuanto a puntaje se está más cerca de los puestos peligrosos que del cuarto clasificado.

 

Bandazos y desilusión

 

La eliminación de la Champions League es un fracaso sin paliativos, estando en el grupo más endeble de toda la competición además, y los resultados ligueros, salvo el empate contra el Barcelona, decepcionantes. Una igualada contra un equipo menor de la Liga, como es el Getafe, ya ni provoca una reacción airada. Se ha entrado en una espiral de conformismo rayano en la decepción muy peligroso.

La inversión y la apuesta del inicio liguero han quedado ya muy lejanas y no se adecua con un puesto en mitad tabla. La planificación ha sido pésima y las incorporaciones, irregulares, con un rendimiento pobre.

La temporada es muy mala en todos los sentidos, pero además se ha perdido la ilusión. Algún fichaje de campanillas en el mercado invernal, aunque no es la idea que se baraja precisamente, podría ayudar a revertir el pesimismo imperante.

 

Comentarios

volver arriba