Menu

Editorial |

La mujer en el deporte. Retos y respuestas pendientes

La mujer en el deporte. Retos y respuestas pendientes

La evolución del deporte femenino en España y la Comunitat Valenciana en los últimos tiempos ha sido espectacular.  Cabe recordar que hace apenas 50 años ni siquiera podían participar en carreras populares, fue el 19 de abril de 1967 cuando Katherin Switzer burló la prohibición y se convirtió en la primera mujer en competir en la maratón de Boston. Pero el recorrido por hacer hacia la plena equiparación aún es largo. 

De una realidad, que pudimos conocer bien este año cuando hicimos el reportaje de Pioneras del deporte valenciano con los casos de Merche Cano en atletismo y Vicenta Belenguer en natación,  donde la sociedad otorgaba a la mujer, y también al hombre sin duda, pero en menor medida, papeles muy alejados de la práctica deportiva, y las pocas mujeres, pioneras, que se lanzaban debían superar mil y un barreras hemos evolucionado a una sociedad donde la práctica deportiva se ha universalizado tanto en hombres como mujeres, y debemos felicitarnos por ello.

Sin embargo aún quedan muchas barreras por superar,  si atendemos a la práctica del deporte popular, el más extendido podemos ver por ejemplo como en las carreras populares de la ciudad de valencia la participación media de las mujeres oscila, en función de la distancia, a mayor distancia menor participación, entorno al 25%, en nuestra carrera de las empresas nos situamos muy por encima, con prácticamente un 30% como hemos publicado hoy de lo que nos sentimos muy orgullosos, pero es un escenario que aún se encuentra muy lejos de la igualdad y del liderazgo de otros países de nuestro entorno.

Si atendemos al deporte federado en la Comunitat Valenciana existían 79.174 licencias femeninas en 2017 (datos del Anuario estadístico del deporte 2018) y  316.799 hombres es decir el 20% son mujeres, frente el 17,50% en 201. En España el 22.43% las licencias corresponden a mujeres, 21,16% en 2016.

Los esfuerzos que las administraciones, y debe reconocérseles, han dado para visibilizar esta problemática e impulsar la igualdad en el deporte, así como su capacidad de arrastre para sumar como aliados a otras entidades públicas y privadas es encomiable y a la vista está que ha conseguido resultados.  Sin embargo, en ocasiones parece que el modelo ha llegado a un punto de agotamiento, enfrentando con recetas genéricas problemáticas específicas y diferentes que demandan enfoques particulares. No podemos tratar a “la mujer” como  una minoría discriminada que requiere el apoyo de la sociedad, porque no es una minoría, es la sociedad, de forma totalmente transversal y genérica

Además los problemas que enfrenta son de diferente índole: 

  • En el ámbito del deporte popular fomentar su participación hasta alcanzar la igualdad requiere continuar con los esfuerzos de promoción, apoyo y visibilización que se vienen desarrollando. 
  • En el ámbito del deporte de competición minoritario el problema al que se enfrentan es similar al de sus pares masculinos y alejado de su sexo. Se trata del problema de generar recursos, de no conseguir financiación para sus retos, sus desplazamientos, entrenes, no poder alcanzar el nivel de profesionalización y dignidad deseable.
  • En el ámbito del deporte profesional de espectáculos de masas, la naturaleza del problema es diferente y tiene mucho más que ver con la mercantilización del deporte. Rafa Nadal efectuaba unas polémicas declaraciones hace unos meses hablando que el motivo de que las tenistas cobren menos era que generaban menos y, al margen de la justicia de este hecho, creo que ahí reside la raíz del problema, se debe trabajar en que el interés por el deporte femenino se expanda. 

Además, hay particularidades específicas de la mujer en el deporte

  • La conciliación de la vida deportiva y personal. Si ya supone un problema en el ámbito laboral cuando tu trabajo es tu cuerpo y cuando todavía las mujeres soportan una mayor presión doméstica y de crianza de los niños que los hombres, el problema se acrecienta.
  • El abandono masivo de las chicas del deporte en la adolescencia, ligado sin duda a los patrones sociales existentes, donde ofrecerles referencias deportivas femeninas, alternativas de ocio, o la propia configuración de los valores dominantes en una sociedad en esta fase de búsqueda y afirmación del individuo que es la adolescencia. 

Es mucho el recorrido andado y debemos estar contentos con los resultados conseguidos, pero aún queda mucho por andar y debemos ser capaces como sociedad de articular nuevas respuestas a los problemas específicos y diferentes que las mujeres se enfrentan en el ámbito del deporte. 

 

Vídeo

Comentarios

volver arriba