Menu
Opinión | Martes, 13 Febrero 2018 00:00

A pesar de todo, fue un gran derbi

Foto: LFP Foto: LFP

Medié Jiménez fue el protagonista indiscutible del derbi. Sus errores - grotescos - influyeron en el marcador y mancharon un gran partido de fútbol planteado por Marcelino García Toral y Juan Ramón López Muñiz

El domingo presenciamos un nuevo bochorno en el fútbol español. En el marco del derbi de la Comunidad Valenciana, el actor principal -por desgracia- no fue ningún jugador del Levante ni del Valencia, ni las aficiones y ni tan siquiera el balón. El auténtico centro de atención fue Medié Jiménez. El trencilla catalán acertó en pocas decisiones clave y por seguro determinó el resultado del encuentro.

Dos equipos que supieron hacer su partido

Planteamiento impecable. Sobre el césped de Mestalla, la batalla táctica entre dos viejos conocidos estaba servida. El conjunto de Muñiz sorprendió de inicio con una salida fulgurante, incluso atesorando más posesión que su rival, pero el Valencia golpeó primero. Santi Mina, en un estado de forma inmejorable, adelantó a su equipo pero un despiste de Dani Parejo en la marca de Postigo devolvió las tablas al marcador. El ida y vuelta marcó un período del partido sin embargo, los locales se hicieron con la posesión y todas las ocasiones pasaban por los pies de Soler o de un eléctrico Guedes.

Con el Levante bien cerrado atrás, defendiendo muy bien las acometidas chés y un Morales que esperaba cualquier robo para proyectarse en ataque, llegó la jugada polémica. Otro saque de esquina, otra imprecisión en la zaga valencianista y gol de Coke, anulado por una falta del levantinista a Gayá que solo vio él. Inmediatamente después, una contra bien jugada por Soler y el remate final de Vietto terminaría por adelantar de nuevo a los valencianistas

De nuevo, el Valencia protagonizó numerosos contraataques que la mala puntería de sus jugadores de ataque impidió ampliar más el marcador. El Levante lo siguió intentando con la entrada de Roger o Boateng, pero poco pudo hacer. De nuevo, otra jugada polémica entre Zaza y Rober Pier decantó definitivamente el duelo. En torno a esa jugada, la decisión se puede tomar según la perspectiva que tomes. Parece que Zaza toca el balón en primera instancia pero llega en una posición tan forzada que parece que arrolle al central y finalmente con los dos en el suelo, el colegiado señaló la pena máxima. Además, el central gallego debió ser expulsado pero se equivocó de nuevo al mostrar la tarjeta a Antonio Luna como autor de la infracción.

Un debutante en primera con mala suerte

A buen seguro que no dejó contentos a ningún aficionado del Levante y a pocos del Valencia. Si bien es cierto, que Medié Jiménez anuló un gol completamente legal de Coke, en la primera parte ya cometió un error de bulto al no pitar una pena máxima de Postigo (y perdonar la roja después de una entrada durísima sobre Guedes en el minuto 80') sobre Kondogbia en la primera parte. Aunque el grueso de su 'exhibición' fue en la segunda parte. Solo acertó en conceder el tanto del argentino al no haber fuera de juego de Santi Mina tras el remate de Carlos Soler.

Medié Jiménez , debutante en la categoría, atesora tan solo 11 partidos a sus espaldas en la máxima competición aunque cuenta con una amplia experiencia en segunda división con 98 choques a sus espaldas. El conjunto granota ya conocía a este árbitro de su periplo en segunda división el pasado año cuando dirigió el Valladolid-Levante que finalizó con un resultado favorable de 0-4. Al Valencia, era el tercer partido tras aquel polémico Getafe-Valencia en la que permitió un exceso de agresividad en el conjunto azulón y el choque de Copa de ida ante el Real Zaragoza.

 

 

Comentarios

volver arriba