Menu
Opinión | Martes, 06 Marzo 2018 00:00

Huele a Champions

Foto: LFP Foto: LFP

¿Ha vuelto el Valencia del primer tercio de temporada? Es pronto para decirlo, pero se está llegando a ese punto de confianza que se perdió en diciembre y hasta entonces no teníamos noticias de él. Trece puntos de los últimos quince es un buen balance para este tramo de la temporada y con un encuentro vital contra el Sevilla para certificar como mínimo la cuarta posición.

La polémica victoria en el derbi contra el Levante abrió esta racha solo interrumpido con el empate merecido en San Mamés. Tres triunfos consecutivos que tuvieron algo en común, la suerte. Además, manifiesta en todas sus variantes. Decisiones arbitrales favorables -no pasa nada reconocerlo-, errores del portero rival, penas máximas concedidas... algo que el año pasado no pasaba. Y es por una razón, la suerte hay que buscarla y este Valencia de Marcelino tiene hombres y medios para encontrarla.

Dos formas de entender el juego

De todas maneras, el choque ante el Betis fue un claro ejemplo que quiere el técnico asturiano. Práctico, fácil y sencillo para toda la familia.  El dominio del balón del conjunto verdiblanco durante el primer tramo fue manifiesto pero no se tradujo en situaciones peligrosas para Neto. El tanto de Rodrigo fue la sublimación del contraataque, de un estilo propio. Gayá desbarata una acción bética y le cede el balón a Guedes. El portugués ve el desmarque de Rodrigo y se la pone perfecta con un centro de 35 o 40 metros. El hispano-brasileño con un toque para controlar y otro para orientar bate a Adán. Ni más ni menos.

Cuatro o cinco toques fueron suficientes para desarbolar el plan de partido de Setién. El Real Betis se encontró con la mejor versión del Valencia en estos últimos meses y poco pudo hacer más que intentarlo tímidamente en la segunda parte.

Zaza y Mina, las dos caras de la moneda

El hombre de ataque más en forma del Valencia tuvo que retirarse de los terrenos de juego en el minuto 37 por culpa de pinchazo en los isquiotibiales en la parte interna de su muslo izquierdo. El delantero gallego estaba en su mejor momento y ya sumaba 11 tantos con la camiseta blanquinegra después de su doblete ante la Real Sociedad. Santi Mina se había ganado merecidamente la titularidad en detrimento de Simone Zaza y Vietto pero si se confirman los peores pronósticos estará alejado de su hábitat natural durante tres semanas.

El "killer" de la primera parte de la temporada estaba en su peor momento de la temporada. No anotaba un gol desde el 9 de diciembre (vs Celta de Vigo) y la aparición de Mina le restó peso en el once titular. Era el revulsivo habitual de Marcelino en las últimas jornadas. Un centro medido de Kondogbia fue suficiente para recobrar el instinto asesino de Zaza. Ahora le toca a él dar el do de pecho.

Una media de muchos quilates

Guedes, Kondogbia, Parejo y Soler dan el equilibrio a este Valencia. Es indiscutible. Si falla alguno la máquina no está engrasada del todo. Con los papeles bien distribuidos y bien ejecutados es muy difícil que el Valencia pierda un partido. Al elenco se le ha sumado de última hora Francis Coquelin. Era escéptico con su llegada, no pensaba que su adaptación al sistema, a Marcelino y a la competición fuera tan rápido. Su polivalencia y compromiso han sido una sorpresa y ya ha desbancado a Maksimovic del banquillo.

Comentarios

volver arriba