Menu
Opinión | Martes, 03 Abril 2018 00:00

El milagro de la metamorfosis

Foto: LFP Foto: LFP

Si nos retrotraemos en el pasado, nada lejano por cierto, el Valencia de la 16/17 sumaba a estas alturas de competición 36 puntos para ocupar el decimosegundo lugar y un objetivo, buscar la salvación. Un año después, 62 puntos, cuarta posición con opciones de alcanzar la segunda posición.

La primera campaña de Marcelino dirigiendo al Valencia iba destinada a confirmar su vuelta a la élite. Pero las primeras impresiones apuntaban a algo mayor con ocho victorias consecutivas y las trece jornadas consecutivas sin perder, hacía soñar con la Champions League. A 8 jornadas de acabar la liga, el Valencia está más cerca de la primera posición (14 puntos respecto al Barcelona) que al quinto clasificado (15 puntos con el Villarreal), el objetivo se está rozando y gran parte de la culpa (por sus goles) la tiene un hombre. Rodrigo Moreno Machado

Rodrigo, el renacido.

Cumpliendo su cuarta temporada vistiendo de valencianista, ya se había perdido toda esperanza con él. Rodrigo representaba la condición de ser un diamante en bruto que esperaba ser pulido. Las lesiones, la falta de confianza en sí mismo y, sobre todo, la ausencia de un entrenador (Nuno Espirito Santo, Neville, Ayestarán y Prandelli) han impedido ver la mejor versión del hispano-brasileño. Marcelino García Toral sabía de lo que era capaz, por ello lo quería a toda costa en su equipo y con el tiempo ha demostrado ser una pieza clave para el engranaje de este éxito.

Un dato que ejemplifica esta argumentación. 91 encuentros disputados desde que llegó en la 14/15 hasta el final de la campaña 16/17, 18 goles y 13 asistencias. 36 partidos en la 17/18, con Marcelino como entrenador, 17 tantos, 7 pases de gol y todavía no ha acabado la temporada. La metarmofosis de este jugador después de estar casi desahuciado es digna de estudio. Incluso golea con la absoluta y tiene grandes opciones de ir al Mundial de Rusia. En los últimos cuatro partidos, sus goles han resultado decisivos para abrir el marcador y encauzar la victoria.

El potencial de Rodrigo estaba oculto, esperando a ser mimado y trabajado para aparecer. Asiste, perfora metas rivales, conquista corazones y enamora. Es uno de los grandes artífices del retorno (casi seguro) del Valencia CF a la Champions League. Los 19 goles que acredita esta temporada está llamando la atención a los grandes clubes europeos, el Atlético de Madrid sin ir más lejos. Sin embargo, el propio jugador ha afirmado que quiere continuar en el proyecto de Marcelino García Toral, "he renovado mi contrato con el club hace muy poquito. Siempre he demostrado y he dicho que estoy muy contento aquí. Es un club para disfrutarlo. La gente puede hablar y decir lo que quiera. El futuro lo sabe Dios y nadie más. Mi intención es poder seguir en el Valencia durante mucho tiempo más". Precisamente, su vinculación con la entidad de Mestalla, renovada en noviembre del año pasado finaliza en 2022 con una cláusula prohibitiva de 120 millones de euros.

Comentarios

volver arriba