Logo
Imprimir esta página
Opinión | Lunes, 10 Septiembre 2018 11:38

Psicología y Deporte

Psicología y Deporte

Hacer deporte está de moda y un gran porcentaje de la población lo tiene integrado como hábito ya sea como actividad deportiva, como formación de personas y como competición al alto nivel.

Cada vez tenemos más conocimiento de todas las facetas que ayudan a la preparaciónde los deportistas y las mejoras avanzan sin descanso de la mano de las más avanzadas investigaciones en materiales, nutrición, preparación física, tratamientos de fisioterapia, suplementos etc. Sin embargo, debemos pararnos a reflexionar que el deporte lo practican las personas y que, a igualdad de condiciones externas, el aspecto psicológico es el que marca la diferencia.

Podemos poner varios ejemplos de deportistas que ven deteriorado su rendimiento por razones personales o por no saber manejar alguna situación adversa, un problema familiar o laboral, una excesiva presión, etc. Y no nos estamos refiriendo únicamente a deportistas de élite, esto lo hemos podido sufrir en propias carnes y haber tenido momentos en nuestra historia deportiva en los que hemos sentido que rendíamos al máximo y otros en los que nos costaba concentrarnos, estábamos desmotivados, faltos de confianza o excesivamente preocupados. 

No estamos hablando de patología, no estamos hablando de trastornos mentales, no estamos hablando de enfermedad ni de taras, estamos hablando de la vida misma, de un mal día en el que se nos presentan situaciones que nos afectan a nivel personal y que van a influir en la conducta. Nos sobran recursos y procedimientos en otros aspectos del entrenamiento, hilamos muy fino en las series, la táctica, la preparación física, los planes de entrenamiento tan estudiados, las más exactas mediciones, el mejor calzado, los cuidados más mimados y las proteínas más efectivas, pero nos faltan herramientas para saber gestionar un pensamiento o una emoción que el momento de competir o de entrenar no nos resulta útil y nos puede echar por tierra todo lo demás. Resulta paradójico que el aspecto psicológico sea una de las variables más decisivas en el rendimiento y es precisamente una de las facetas que menos entrenan los deportistas.

El aporte de la psicología no se limita a solucionar un problema, sino que conocernos, identificar nuestras emociones, saber cómo afectan a mi comportamiento y aprender a gestionarlas puede hacernos mejorar no solo en lo referente al rendimiento en el deporte, sino que es una habilidad que las vamos a utilizar en más ámbitos de nuestra vida cotidiana, en el trabajo, en casa, con los amigos, etc

 

En esta sección iremos escribiendo sobre las variables que afectan, reflexionaremos acerca de su influencia y daremos consejos y pautas de como poder mejorar y desarrollar habilidades para la mejora deportiva. Nos vemos en el próximo numero !

Comentarios

Te puede interesar

Lo último de

Template Design © Joomla Templates GavickPro. All rights reserved.