Menu

Reportajes | Martes, 28 Octubre 2014 09:21

El Estrella Roja, clave para el grupo de Euroliga

'Scouting' al tercer rival europeo

El popular Crvena Zvezda repite participación en la máxima categoría continental y tiene su guarida en el majestuoso Kombank Arena.

En su sección de fútbol fueron Campeones de Europa en 1991 en una final que se decidió por penaltis en el estadio de Bari contra el Olympique de Marsella. El entrenador de los serbios es Radonjic, que mantiene al elenco que llegó a las semifinales de la pasada Eurocup: El esloveno Blazic y a los serbios Rebic, Mitrovic, Lazic, Tejic y Marjanovic.

El ‘ogro’ pívot es el jugador más alto de la Euroliga con 2,21 m, con lo cual, aunque es tosco jugando tiene un gran poder intimidatorio y de control de los tableros. Eso sí, demanda un ritmo de juego más lento que el de otros compañeros y comete muchas faltas personales, estando pocos minutos en pista.

La escuadra rojiblanca ha fichado esta campaña en el mercado balcánico a dos subcampeones del Mundo en el último Mundobasket celebrado en España procedentes del Radnicki, Jovic y Kalinic. Este último jugador fue una de las sensaciones del torneo, con un acierto y un carácter digno de mención; y al joven talento Dangubic también lo han incorporado recientemente.

El genial Marcus Williams es un jugador peligrosísimo y junto a Charles Jenkins son el mayor peligro por fuera, en cuanto a llevar el ritmo del partido y meter canastas increíbles. El ex de Unicaja y Kuban es un fuera de serie, pero hay que entender su manera de jugar y sus decisiones sobre el parquet no siempre ortodoxas. También jugó en los Nets, Warriors y en Memphis. Por último, el pívot alemán Maik Zirbes aporta su trabajo de equilibrio. 

 

Palmarés poco abundante europeo

 

La escuadra ex yugoslava no ha tenido los grandes resultados históricamente en Europa, excepción de lo que sería la Recopa, que por ejemplo sí lograron otros yugoslavos en su momento como Partizan de Belgrado (campeón de Europa en 1992 con Djordjevic y Danilovic) con el triple, en prácticamente el último segundo, del Seleccionador Serbio este verano; el doblete de la Cibona (1985-86) de Petrovic; el triplete de la mágica Jugoplastika de Split o Pop 84 (1989-90-91) con Kukoc, Sretenovic, Perasovic, Ivanovic, Tabak, Radja, Savic… o el legendario Bosna Sarajevo de Mirza Delibasic (1979).

Rakocevic, viejo conocido del equipo valenciano, fue una de sus máximas estrellas también en el pasado. La escuela serbia de basket es, junto con la báltica de Lituania, una de las más prolíficas de la historia del baloncesto y centran su juego en el acierto en el tiro (libre y en el perímetro), la garra e intensidad y las jugadas con penetración a canasta, dividiendo la zona y si no se atisba la bandeja se termina doblando para un tiro en la esquina de un jugador con un alto porcentaje de acierto desde la línea de tres.

Partido importantísimo y muy difícil para los ‘taronja’.

 

Comentarios

volver arriba