Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 808

Reportajes | Miércoles, 02 Diciembre 2020 12:14

La capacidad de arbitrar de Dani

Imagen de Dani Alcaraz durante un encuentro. Foto: Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana Imagen de Dani Alcaraz durante un encuentro. Foto: Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana

Aquellos que dicen que el fútbol es un deporte donde los jugadores van detrás de una pelota es porque no conocen a Dani Alcaraz, único árbitro con síndrome de Down en España

El fútbol nunca ha dejado de romper los estereotipos de todas aquellas personas que creen que es un deporte superficial donde los que lo llevan a cabo cambian de peinado cada fin de semana, tienen los coches más lujosos y unas mansiones donde a cualquiera le hubiera gustado comprobar si la cuarentena era menos dura. No les falta parte de razón, pero cada fin de semana hay historias maravillosas en el polideportivo de al lado de tu casa, tan solo falta bajar a echar un vistazo. Eso sí, no creo vean algo tan insólito y maravilloso como el siguiente caso.

Este mes de noviembre se cumplen dos años desde que los campos de fútbol de La Safor han sido partícipes de este caso y la persona que viste diferente a los dos equipos es la culpable. Sonará extraño que se hable de un colegiado para no criticar sus decisiones arbitrales, pero eso y mucho más consigue Dani Alcaraz, el único árbitro federado con síndrome de Down que ejerce en España y, probablemente, en todo el mundo.

Desde pequeño siempre ha esta vinculado al mundo del deporte, en especial al fútbol. Prácticamente desde cuando nació, su padre, Juan Alcaraz, inició su andadura en el mundo del arbitraje, lugar del que no se ha separado durante más de 25 años. El estar rodeado de un ambiente tan futbolero fue el motivo por el que empezó a practicar este deporte en clubes locales, como el Benirredrà CF. Pronto se daría cuenta de que su afán iba más allá. Las mañanas y tardes de los fines de semana las pasaba mirando a su padre y a otros colegiados arbitrar. Fue aquí cuando decidió convertirse en un pionero en el deporte rey en España.

Hace poco más de dos años realizó las pruebas físicas y el test que todo arbitro necesita superar para obtener el permiso y el resultado fue positivo. Desde entonces, los terrenos de juego de la comarca de La Safor cuentan con un juez arbitral de garantías. Una de las personas que ayudó en este logro fue Pepe Enguix, presidente del Comité Técnico de Árbitros de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana. La confianza que depositó en el joven ha sido saldada con creces debido a que: “Dani tiene un grado de interés, implicación e ilusión enorme. Es una persona que hay que admirar por lo que ha logrado, además del maravilloso humano que es tanto dentro como fuera del campo”, alaba Enguix.

En su familia siempre ha tenido el apoyo de todos, aunque su madre, al principio, tuvo miedo porque “en la tele ves a los árbitros sufrir y no quería que le hicieran tal cosa a mi hijo”, critica. Pero si hay que destacar una sensación que ha repetido toda la gente cercana a él es la de orgullo. La valentía con la que ha afrontado el desafío y la motivación y el desempeño que pone en su día a día hacen que se sientan orgullosos. Lluís Calafat, árbitro de Preferente y compañero de Dani, destaca que: “fui a verle en su primer partido y era una maravilla observar las ganas que le ponía en todo momento. Estas, a día de hoy, siguen intactas y le hacen acabar todos los encuentros exhausto”.

La deontología arbitral de Dani acaparó la agenda mediática de grandes corporaciones periodísticas hace alrededor de un año, pero Dani sigue día a día superándose. “Desde el Comité Nacional nos dicen que están muy contentos y nos dan la enhorabuena porque no se sabe si es el único caso en el mundo, aunque yo digo que hay que dársela a él”, expone Enguix. Por otro lado, Héctor Belda, árbitro de Primera Regional y compañero de Dani, afirma que está cambiando el fútbol: “Cuando yo empecé a jugar era difícil imaginar que alguien como Dani pudiera ser árbitro, pero a partir de ahora ya se verá como lo que es, algo completamente normal”.

“Mi hermano mayor dice que soy una persona muy valiente”, dice mientras muestra una sonrisa consciente de que su familia está plenamente con él. Además de árbitro, Dani está estudiando en Espurna, una entidad dedicada a la atención de personas con discapacidad intelectual. Aquí practica varios deportes entre los cuales, como no, está el fútbol. Fuera de estas actividades también practica baile. Toda esta paleta de deportes dice que le ha ayudado a ser un mejor árbitro.

Su madre Amparo expone que donde más ve disfrutar a Dani es pitando a los niños pequeños y que le asombra que “cuando hay un choque en seguida va a ver cómo se encuentra el jugador”. Asimismo, afirma haber luchado desde el nacimiento de Dani para que hiciese las mismas cosas que su hermano mayor, del que habla muy a menudo con sus compañeros y amigos. No es para menos, tras pasar por el cuerpo de scout del Villarreal CF y ser miembro del cuerpo técnico del Guayaquil City, un club de Ecuador, Joan Alcaraz ha regresado a España para convertirse en el director de metodología del RCD Mallorca.

Cada fin de semana se encarga de que la distancia de los balones con las barreras sea la correcta, pero realmente lo que hace es romperlas todas y cada una de ellas con esa ilusión que hace grande el fútbol. Dani sigue superando unos límites que nadie se atreve a delimitar porque piensan que no tiene. A sus compañeros les ha comentado en algunas ocasiones que le gustaría seguir ascendiendo año tras año, aunque al ser cuestionado por Primera o Segunda División dice tener miedo. Y yo me pregunto: con todo lo que ha conseguido ya, ¿por qué no?

 

Un ejemplo dentro y fuera del campo

Pepe Enguix: "Dani no merece ningún tipo de calificación, es una persona maravillosa. Tiene una personalidad muy humana y sensible que le hace único".

Juan Alcaraz: "Me gusta todo lo que hace porque le pone mucho ímpetu en las cosas, viviendo todo lo que hace. Es lo más grande que me ha podido pasar".

Héctor Belda: "Es un gran compañero por lo que aporta: es muy respetuoso con la gente, puntual y se toma en serio el arbitraje".

Lluís Calafat: "Está siempre involucrado y es una persona agradable y simpática con la que compartir momentos".

Comentarios

volver arriba