Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 576

Tenis | Sábado, 21 Noviembre 2015 00:00

Djokovic minimiza la evolución de Rafa

La primera semifinal de la Copa de Maestros se desarrolló como si de un duelo de exhibición se tratase. Pese a cosechar un arranque inmaculado, Rafa Nadal no dio la talla ante un Novak Djokovic intratable, que empequeñeció al español en 69 minutos de partido (6-3,6-3). Wawrinka o Federer disputarán ante el serbio la final de Londres este domingo.

 

Pese a ser el duelo más repetido en la historia de los Masters, la irregularidad del jugador mallorquín durante el curso 2015 había disminuido la media de enfrentamientos entre ambos monstruos del tenis. Los registros recientes respaldaban la superioridad del jugador serbio, pero a nivel general el reparto de victorias señalaba una clara igualdad -23 de Djokovic por 22 de Nadal-. Sin embargo, la antesala disputada en el O2 de Londres reflejó la realidad mostrada en Montecarlo, Roland Garros y Pekín, lugares donde el de Belgrado no había cedido ni siquiera una manga ante el español.

Rafa presentaba un escaparate esperanzador después superar la fase de grupos con pleno de victorias, destrozando a Wawrinka y Murray, y remontando un duelo intranscendente frente a su compatriota David Ferrer, que planteó un encomiable partido.

Demasiado defensivo

El revés e ilusionante juego aparentaban una notable variación con respecto a dos meses atrás. Pero quizá, casi tres horas de batalla ante el representante valenciano en el último partido de grupos pudieron pasar factura al de Manacor. Además, la perfección de Novak le despidió de la pista desde el primer momento. El grado de sudoración del serbio no era digno de una semifinal, puesto que no mostraba síntomas de esfuerzo cuando atacaba la pelota, ni siquiera en los escasos puntos que defendía.

Para colmo, el primer servicio de Rafa se convirtió en break para el serbio, contratiempo que anímicamente dejó tocado al mallorquín y le obligó a remar contracorriente hasta el final.

El tenista de Manacor volvió por sus fueros y jugó demasiado atrás, esperando la ofensiva de Djokovic, los ataques de un número uno que desplegó un recital de tiros colocados y precisos.

Ante eso y un planteamiento tan conservador, Nadal no dispuso de una bola de rotura, y lo más próximo a ello fue un 30-30 cuando el segundo set reflejaba 4-3 para el tenista de Belgrado.

 

Superado el trámite, Djokovic espera ya en la gran final de Londres a Stanislas Wawrinka o a Federer, aunque muy complicado se antoja que puedan arrebatarle su cuarta corona de ‘Maestros’.

Comentarios

volver arriba