Menu

ACB | Jueves, 15 Abril 2021 10:35

La última bala de Valencia Basket

Foto: ACB Photo/ A. Baulde Foto: ACB Photo/ A. Baulde

Los taronja buscarán la victoria en Liga Endesa con la moral tocada tras el batacazo europeo, pero conscientes de que está todo en juego en la única competición restante de la temporada.

El Valencia Basket disputa esta noche su partido correspondiente a la jornada 31 de Liga Endesa. La liga nacional vuelve a la Fonteta tras la dura semana que ha vivido la sección masculina taronja. La no clasificación al top8 de la EuroLeague, objetivo primordial del club, junto a la concesión de licencias "a dedo", ha provocado que el año que viene se vuelva a competir la EuroCup. Un fracaso en esta 20/21 que veamos el desenlace que tiene para jugadores de la talla de Kalinic o Derrick Williams y, sobre todo, para el entrenador, Jaume Ponsarnau.

El rival, Obradoiro, llega con la peor forma de la liga, con tan solo dos victorias en los últimos once partidos. Pese a esta situación tan inferior, en el choque de la primera vuelta en Santiago, los taronja tuvieron que sudar mucho para llevarse el partido. Un encuentro marcado por el bajo nivel de tiros anotados por parte de Valencia Basket, que se decidió en los últimos segundos con un palmeo ganador del capitán Bojan Dubljevic y una posterior canasta del base canadiense Robertson que quedó fuera de tiempo por unas décimas. Lejos de confianzas, pese a la mala racha, el equipo gallego ha peleado la mayoría de partidos contra los equipos de la zona alta de la tabla: -3 vs Barcelona, -9 vs Baskonia, +3 vs Manresa. Este último, en la pasada jornada, anunciando que Obradoiro no es un equipo que vaya a llegar con los brazos bajados al encuentro.

Respecto a los nuestros, no hay mucho que hacer, a Valencia Basket solo le queda ganar, ganar y ganar. La excesiva atención hacia la EuroLeague ha provocado que en la competición doméstica se ubique muy por debajo de sus posibilidades, con un balance de 18 victorias y 11 derrotas en el quinto lugar. Empatados con San Pablo Burgos y alejados de Baskonia (22-8), que parece improbable que pierda tantos partidos, los de Jaume Ponsarnau han dicho prácticamente adiós a la clasificación entre los cuatro primeros, posiciones que dan el factor cancha.

Un grave error sería dar la temporada por perdida ya. La mejor plantilla de la historia de Valencia Basket no debería de terminar haciendo pleno de tirar competiciones. Cabeza alta, a pelear la liga y acabar la campaña con las mejores sensaciones posibles. Después ya habrá tiempo para lamentos, para mercado de fichajes y para buscar un nuevo entrenador, un factor más que necesario.

Comentarios

volver arriba